Durante la Fase 3 de la pandemia, comer más frutas y verduras, beber agua

 

  • Esta fase implica la máxima transmisión del coronavirus SARS-CoV-2 y podría ocasionar la saturación del sistema de salud
  • “Es indispensable reforzar las medidas de prevención y protección”
  • Sugieren limitar la exposición a las noticias para no tener una carga emocional negativa

 

Foto: T E

 

Durante la Fase 3 de la pandemia es recomendable comer más frutas y verduras, beber agua, ejercitarnos y reducir el consumo de alcohol y tabaco para contar con mejores defensas contra virus, bacterias y enfermedades, recomienda Carlos Rosales, del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IBm) de la máxima casa de estudios de educación superior de México.

 

La Fase 3 de la emergencia sanitaria implica la máxima transmisión del coronavirus SARS-CoV-2 y podría ocasionar la saturación del sistema de salud; “es indispensable reforzar las medidas de prevención y protección”, subrayó este experto mexicano de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

En el programa “La UNAM responde”, transmitido por la televisora universitaria, agregó que una buena alimentación y manteniendo un estado de ánimo positivo, nuestro sistema inmune estará mejor preparado para responder y defendernos de cualquier agente infeccioso.

 

Asimismo, hizo un llamado a fortalecer la Jornada Nacional de Sana Distancia, reducir la movilidad, usar el estornudo de etiqueta y lavarse frecuentemente las manos, entre otras acciones.

 

Foto: T E

 

El universitario explicó que la Fase 3 también representa el riesgo de que los hospitales se saturen y no puedan atender a todos los enfermos, por lo que es momento de reforzar el distanciamiento físico para evitar que la infección sea rápida y al mismo tiempo.

 

“Durante los primeros días de mayo se espera el mayor brote de COVID-19, es importante hacer un esfuerzo y mantenernos aislados para disminuir el número de personas infectadas. Todos debemos cooperar; si podemos quedarnos en casa, hagámoslo, y si hay necesidad de salir, debemos extremar las medidas de higiene”.

 

Carlos Rosales advirtió que en los próximos días podrían darse dos escenarios: uno en que el número de casos crezca de manera exponencial y se sature el sistema de salud, lo que llevaría a una situación catastrófica porque muchas personas podrían presentar cuadros graves y no habría cupo en los hospitales para su atención.

 

Foto: T E

 

“El otro escenario es que la infección crezca, pero no tan rápido; entonces las personas podrían ser atendidas en los hospitales y, eventualmente, los enfermos se recuperarían y veríamos cada vez menos casos”.

 

Por último, el especialista señaló que en unas cuatro semanas se espera la recuperación de quienes ahora están infectados, y cada vez menos casos nuevos confirmados. “Esta situación se podría alcanzar más pronto si todos seguimos las medidas de confinamiento e higiene”.

 

Actividad física y conservar los horarios de alimentación

 

En tanto, Ulises Jiménez Correa, investigador de la Clínica de Trastornos del Sueño, de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, recomienda para evitar el insomnio procurar seguir con nuestros hábitos: acostarnos y levantarnos a la hora acostumbrada y cubrir las siete horas promedio de sueño, en el caso de adultos sanos; en cuanto a los niños, se debe vigilar que duerman bien para evitar que al día siguiente estén irritables y alteren la convivencia familiar, recomendó.

 

El insomnio, dijo, es otra de las consecuencias de la contingencia sanitaria por COVID-19 y el distanciamiento social. Las personas no se levantan a la hora acostumbrada para llegar a la escuela o al trabajo, han disminuido su actividad física, toman siestas durante el día y pasan más tiempo con dispositivos electrónicos que emiten luz brillante y afectan el sueño,

 

Dormir bien es importante para estar tranquilos durante el día, pero ahora se está desfasando nuestro ciclo de sueño; además, no ver a los amigos y disminuir las actividades psicosociales –escuela, trabajo, deporte– genera estrés, y ver en exceso noticias sobre la pandemia hace que nos sintamos ansiosos, lo cual contribuye al insomnio, agregó.

 

Foto: T E

 

A ello se suman otros trastornos como las parasomnias: sonambulismo, rechinar de dientes u orinarse dormidos, que se exacerban poco a poco al estar ansiosos, como ocurre en este periodo de cuarentena, expuso este universitario en una entrevista.

 

También sugirió hacer actividad física por la mañana, mantener los horarios de alimentación, y si se toma una siesta, que sea temprano y no por más de 20 minutos.

 

Para llevar de la mejor manera la permanencia en casa, el también integrante de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sueño, recomendó limitar la exposición a las noticias para no tener una carga emocional negativa.

 

Asimismo, evitar la estimulación luminosa brillante de los dispositivos electrónicos antes de ir a la cama, pues no permiten que produzcamos melatonina, sustancia necesaria para empezar a dormir.

 

Foto: T E

 

Otra sugerencia es tener contacto social virtual para disminuir el estrés. “Si bien no podemos visitar a nuestros seres queridos, sí se pueden hacer videollamadas o videoconferencias para saber cómo están y conversar”.

 

De igual manera, pidió evitar el consumo de tabaco, más cuando la epidemia por la que atravesamos es por una enfermedad respiratoria.

 

A quienes presentaban problemas de insomnio antes de la contingencia, el universitario sugirió ver la posibilidad de acudir a consultas psiquiátricas para que los apoyen con fármacos para dormir, “pero de ninguna manera automedicarse, incrementar las dosis de medicamentos o combinarlos con bebidas alcohólicas”.

 

“Todos estamos un poco estresados por el confinamiento, pero tarde o temprano regresaremos a nuestra vida normal y por ahora hacemos mucho cuidándonos, alimentándonos bien e hidratándonos”, concluyó el académico de la UNAM.

 

Para más información al correo electrónico ulisesjc@yahoo.com.

 

Please follow and like us: