Registran entre los 60 y 69 años, la mayor letalidad en México por el COVID19

 

  • Treinta mil 50 personas mayores de 60 años han fallecido y 101 mil 871 han resultado infectados en las 32 entidades de la República
  • Contribuyen la hipertensión, diabetes y obesidad

 

Foto: T E

 

José Luis Alomía Zegarra, director general de Epidemiología de la secretaría de Salud, confirmó que el grupo de mayor riesgo definido para México por el COVID19 es de las personas mayores de 60 años, hasta un 32 por ciento de la letalidad registrada en México.

 

En su informe de este último fin de semana, el funcionario de la Secretaría de Salud informó que las mayores víctimas del COVID19 en México han sido las personas mayores de más de 60 años, 30 mil 50 personas mayores de 60 años que han fallecido y 101 mil 871 que han resultado infectados en las 32 entidades de la República.

 

Los decesos en este grupo etario, entre los 60 y 95 años, representan 53.1 por ciento del total de los fallecimientos acumulados hasta el sábado anterior con 56 mil 543.

 

Alomía Zegarra citó que las personas que lamentablemente han perdido la vida hasta el momento, clasificadas por grupo de edad quinquenal pertenecen a los grupos de 60 a 64 y de 65 a 69, que es precisamente donde inicia el grupo que por edad habíamos clasificado por riesgo.

 

El funcionario de Salud federal atribuyó tal grado de letalidad a dos principales enfermedades: hipertensión y diabetes, seguidos por obesidad, tabaquismo, EPOC, enfermedades cardiovasculares.

 

Foto: T E

 

La mayor tasa de letalidad se encuentra entre los 60 y 69 años, le siguen, en ese orden: entre los 70 y 74 años; entre los 75 y 79 años; entre los 80 y 84 años; entre los 85 y 89 años y entre los 90 y 94 años y a los 95 años.

 

Durante la conferencia del sábado 15 de agosto sobre el informe de la pandemia del COVID19 en México, el director del Instituto Nacional de Geriatría, Luis Miguel Gutiérrez Robledo, señaló la falta de cuidado de las personas mayores para evitar los contagios, empezando por la resistencia a usar el tapabocas.

 

Alomía Zegarra mencionó que desde el principio de la epidemia, en marzo pasado, tras observar la experiencia internacional de la pandemia, aun cuando no teníamos prácticamente casos confirmados de COVID19, se decidió clasificar al grupo de las personas de la tercera edad, específicamente para México con los mayores para efectos de COVID-19, a los mayores de 60 años, como población vulnerable.

 

Se les clasificó, dijo, por el hecho lógicamente de tener un mayor riesgo de padecer, enfermedad grave y por lo tanto también mayor riesgo de fallecer a consecuencia de las complicaciones de COVID-19, dijo el funcionario de salud.

 

El funcionario explicó que la edad es un factor que también contribuye en muchas partes del mundo y también en México a la presencia de comorbilidades, “y de comorbilidades sobre todo aquellas que están relacionadas con enfermedades crónico-degenerativas precisamente por la edad”.

 

La obesidad puede iniciar desde la infancia también es una comorbilidad que contribuye en la letalidad de las personas mayores, señaló el director de Epidiomología.

 

Foto: T E

 

En el caso de epoc, dijo, una diferencia importante, seis contra uno por ciento; la enfermedad cardiovascular, cinco contra uno; la insuficiencia renal crónica, cuatro contra uno por ciento.

 

En el peor desenlace de la enfermedad, agregó, la hipertensión y la diabetes tienen una mayor frecuencia de presentación en los mayores de 60 años; destacando la enfermedad cardiovascular, que también es una enfermedad que mantiene una alta prevalencia en los grupos de mayores de 60 años.

 

Por su parte, el doctor Ruy López Ridaura, director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades de la Secretaría de Salud federal, destacó que el adulto mayor también requiere de mucha mayor prioridad. “Muchos de los problemas en el adulto mayor son a veces silentes y lo que van ocasionando es que al adulto mayor se le vaya abandonando, se le vaya dejando de lado”, añadió.

 

En los centros de salud y la acción comunitaria, dijo, tienen que ir procurando el buscar, el buscar qué es lo que está pasando con los adultos mayores, qué grado de funcionalidad tienen, qué grado de depresión. “La depresión es un problema frecuente, común, pero hay que verlo, hay que identificarlo”.

 

Este funcionario de la secretaría de Salud destacó que ya se cuenta con un primer nivel con capacidad resolutiva y diagnóstica para identificar a las personas que requieren atención dentro de un modelo de atención de las personas mayores.