Cada 24 horas fallecen en México 141 fumadores de tabaco

 

  • Al año mueren en el país 51 mil 575 fumadores
  • Es un serio problema de salud pública
  • Fumar genera doble riesgo de severidad al padecer COVID-19
  • En el país existen 10 millones de fumadores hombres y 4.1 millones de mujeres
  • El 6 por ciento de los adolescentes son fumadores activos

 

Foto: T E

 

Fumar en México es un problema de salud pública agravado por el COVID19. Dada 24 horas mueren en el país 141 adictos al tabaco. El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud, Hugo López-Gatell, informó que entre las principales morbilidades que presentaron las personas fallecidas por el COVID-19, la cuarta es el tabaquismo.

 

El funcionario, durante el Foro “Control y regulación del tabaco en México: un asunto de salud pública”, organizado por la Cámara de Diputados, mencionó que cada año mueren en el país 51 mil 575 personas a causa del consumo del tabaco, al destacar que fumar propicia infecciones respiratorias y el tabaquismo se asocia con el doble de riesgo de progresión a mayor severidad de la pandemia.

 

En México de las 51 mil personas, de las cuales 39 mil 171 son hombres y 12 mil 404 son mujeres, 141 mueren cada día, señaló por su parte la diputada Carmen Medel Palma al destacar que en el mundo el tabaquismo causa la muerte a más de ocho millones de personas cada año, entre las que figuran personas mayores, 7 millones por consumo directo y 1.3 millones de fumadores pasivos,.

 

A su vez, Luz Myriam Reynales, integrante del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), expuso que en el país existen 10 millones de fumadores hombres y 4.1 millones de mujeres; el 6 por ciento de los adolescentes son fumadores activos, y ante esto, dijo, se debe trabajar en la prevención con perspectiva de género, además de establecer estrategias de prevención poblacional.

 

Foto: T E

 

Jaime Barba, paciente del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) y vocero de la Coalición México Saludable, diagnosticado con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), tras 32 años de fumador, advirtió que faltan programas y difusión de los servicios de prevención de los daños que causa el tabaquismo.

 

López-Gatell mencionó, de su lado, algunas de las enfermedades atribuibles al tabaco: cardiovasculares, diabetes, neoplasias, enfermedad respiratoria crónica, entre otras. Además, los costos médicos por tabaquismo en México ascienden a 80 mil millones de pesos por año.

 

El funcionario sostuvo que los principales retos son:

 

  • Fortalecer el marco jurídico, lograr espacios cien por ciento libres de humo de tabaco y colocar advertencias sanitarias en los empaques.
  • Además, prohibir la publicidad y aumentar los impuestos, así como ratificar el protocolo para la eliminación del comercio ilícito de productos de tabaco.
  • Atender el tabaquismo con una perspectiva integral

 

En este Foro diputadas, funcionarios, especialistas y representantes de la sociedad civil, externaron su preocupación por los daños y muertes que provoca el tabaquismo y propusieron medidas que deben adoptarse para disminuir el consumo.

 

En el evento virtual, la diputada Medel Palma enfatizó que el consumo de tabaco o la exposición al humo es un serio problema de salud pública porque, incluso, jóvenes y hasta niños adquieren este hábito, no sólo por las descomunales estrategias publicitarias de esa industria, sino la oferta de otros productos derivados del tabaco como cigarros electrónicos o dispositivos de administración de nicotina.

 

Medel Palma, secretaria de la Comisión de Salud y convocante del foro dijo que las enfermedades relacionadas con el consumo del tabaco aumentaron la prevalencia de COVID-19; por ello, dijo, es necesario implementar estrategias sanitarias regulatorias.

 

Anunció esta legisladora que presentará una iniciativa de reformas a la Ley General para el Control del Tabaco, que incluya las opiniones vertidas en el foro.

 

Foto: T E

 

La presidenta de la Comisión de Salud, diputada Miroslava Sánchez Galván señaló la importancia de esta temática y consideró que es momento propicio para analizarlo. Además, se pronunció por escuchar a los especialistas.

 

En tanto, la diputada María de Lourdes Montes Hernández subrayó que el COVID-19 sacó a relucir los grandes retos que México tiene en materia de salud. Dijo que es necesario concientizar a la población sobre los daños que produce el tabaco y los riesgos a los cuales se está expuesta, especialmente durante la pandemia.

 

El diputado Manuel Huerta Martínez, secretario de la Comisión de Salud, sostuvo que el tabaquismo es un tema prioritario para orientar los esfuerzos legislativos, porque “hay poderes facticos mal intencionados que no permiten la indexación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) y lo enmascaran con el falso discurso de que se encarece el producto, pero no es cierto”.

 

Ernesto Acevedo Fernández, subsecretario de Industria, Comercio y Competitividad de la Secretaría de Economía, propuso atender el tabaquismo con una perspectiva integral de prevención, involucrando a la industria y a los productores de la planta del tabaco, teniendo presente la contribución relativamente menor del sector tabacalero a la economía mexicana, que es del 0.11 por ciento del Producto Interno Bruto

 

Resaltó la necesidad de reforzar el control y la regulación del consumo de tabaco porque el costo social es muy superior a los beneficios económicos que genera esa industria. Indicó que Nayarit produce el 88 por ciento del cultivo total de tabaco, por lo que debe buscarse la diversificación de plantaciones.

 

Aumentan las llamadas para dejar de fumar

 

Gady Zabicky Sirot, comisionado Nacional contra las Adicciones (Conadic), informó que durante la pandemia se incrementaron en más del cien por ciento las llamadas de personas que quieren dejar de fumar. Es una oportunidad que debe aprovecharse para mejorar la salud de un paciente motivado que acude a recibir atención, e inducirlo al cambio.

 

Consideró conveniente aumentar los impuestos al tabaco y etiquetar recursos a la prevención, además de que las empresas aporten recursos para atender los padecimientos derivados del tabaquismo. Asimismo, destacó la importancia del etiquetado en las cajetillas para disuadir el consumo, aunque es el talón de Aquiles de la industria.

 

Foto: T E

 

En representación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Luz María Galicia Sánchez, especialista en neumología, comentó que la carga de padecimientos del tabaquismo incluye al cáncer, las enfermedades cardiovasculares y del sistema respiratorio.

 

Origina el ocho por ciento de mortalidad total, 43 mil 246 muertes se atribuyen al tabaquismo, causando un gasto muy importante para las instituciones de salud, añadió Galicia Sánchez.

 

Adriana Blanco Marquizo, titular del secretariado del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Control del Tabaco, destacó que los impuestos a productos no saludables son una medida con gran ganancia, porque se disminuye el consumo y aumenta la recaudación fiscal, lo que ayudaría a recuperarse de la pandemia.

 

Miguel Malo, asesor en enfermedades crónicas y salud mental de la Organización Panamericana de la Salud, indicó que debe fortalecerse el control del tabaco en México para garantizar el derecho a la salud, prevenir muertes tempranas, tener mayor control de enfermedades no transmisibles, ahorro de gastos a familias y servicios de salud.

 

Inti Barrientos, especialista del Instituto Nacional de Salud Pública, advirtió que los dispositivos de vapeo y tabaco calentado tienen riesgos y crean daños tanto a nivel físico como social; no se ha demostrado que sirvan para cesar el consumo de la nicotina y se usan de manera dual con el tabaco combustible, además de que tienen un gran potencial para reclutar niñas, niños y adolescentes.

 

Andrea Hernández, integrante del Departamento de Investigación del Tabaquismo del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, afirmó que en México se mostró gran interés durante la pandemia por dejar de fumar; sin embargo, muy poca gente logra abandonar el consumo porque 85 por ciento reporta que no tiene ningún tipo de apoyo y sólo el tres por ciento utiliza farmacoterapia.

 

El director de Salud Justa MX, Erick Antonio Ochoa, alertó que cualquier investigación científica pagada por las industrias del sector tiene conflicto de intereses, debido a que las empresas interfieren minimizando los beneficios de las políticas públicas para el control del tabaco y evitar mayores cargas fiscales.

 

 

Please follow and like us: