¿Es posible que la edad de jubilación sea a los 75 años?

 

  • México requiere de una política integral de envejecimiento de su población que se inicie desde edades más tempranas, que incluyan políticas públicas sobre la alimentación adecuada, de salud pública, de educación, empleo, cuidado y movilidad que garantice a la futura población de más de 60 años disfrutar de mejores condiciones de vida.

 

Foto: T E

 

Editorial de Diario T E.- El empresario Carlos Slim ha vuelto a plantear que la edad de la jubilación para la clase trabajadora mexicana sea a los 75 años. Hace tres años, durante la Cumbre de Negocios en México, Slim dijo que “los 60 años es la mejor edad para trabajar”.

 

Hace un año, el presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó esa propuesta. Aseguró que garantizaría que no aumentará la edad de jubilación.

 

El empresario mexicano, al participar en forma virtual en el XIX Congreso de Directivos de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), efectuado en Valencia, España, difundido por Forbes en su portal de Internet, reiteró en su propuesta, que ya había hecho en 2014 en la ciudad de Asunción, Paraguay.

 

La propuesta de Slim aumenta la edad para jubilarse a los 75 años, diez años más de la edad que marcan las legislaciones mexicanas con el argumento de reducir las presiones financieras sobre los presupuestos de pensiones ya que rebajaría su costo.

 

Foto: T E

 

Slim propone además una jornada semanal de tres días de 11 horas cada uno que permitiría abrir el mercado laboral a más personas.

 

El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2021, en el ramo del gasto en pensiones y jubilaciones calcula destinar un billón 64 mil millones de pesos, 6.6 por ciento más que los 998 mil millones de 2020 dedicados a este rubro.

 

En la segunda década del siglo XXI, México ha entrado de lleno a un proceso cada vez más visible del envejecimiento de su población. De los 15 millones 485 mil 590 de habitantes con credencial de elector a diciembre de 2019 en las 32 entidades de la República, de más 60 años del país, unos cinco millones de esa población está pensionada por las diversas instituciones públicas, el resto carece de esa protección social. Se ha estimado que solamente el 26 por ciento de los individuos de 60 años y más años son beneficiarios de una pensión contributiva.

 

Estimaciones del Consejo Nacional de Población calculan que para 2025 habrá 17 millones 200 mil de personas mayores y 25 años más tarde, en 2050 esa población superará los 32 millones 400 mil personas de más de 60 años.

 

Foto: T E

 

Ya desde 2014, alrededor del 43.7 por ciento de la gente de 60 años ya se encontraba en condiciones de pobreza moderada o pobreza extrema. Estudios realizados por Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM habían advertido que desde ese año ya se visualizaba que el 35 por ciento de esa población vivía en pobreza moderada y casi nueve por ciento en pobreza extrema.

 

De continuar así, “en algunos años tendremos un país de viejos, enfermos y en mayor pobreza”, afirmó Isalia Nava, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

 

El actual gobierno de la IV Transformación de la República ha destinado al pago de pensiones no contributivas, bajo el carácter universal, un presupuesto de 129 mil 20 millones de pesos destinados para 2020 de los cuales 104 mil millones de pesos se habían ejercido hasta septiembre. Es un presupuesto que mitiga en parte, sobre todo, las necesidades de la población carente de pensión contributiva. Ocho millones 25 mil personas de más de 68 años han recibido este tipo de pensión de dos mil 620 pesos bimestrales. En el caso de la población indígena la reciben a partir de los 65 años.

 

A través de las informaciones de Diario T E, desde 2014 que iniciamos esta publicación de vanguardia, hemos documentado que parte de la población de más de 60 años e incluso a edades más avanzadas, dado que la mayoría carece de una pensión suficiente, incluso contributiva y recibiendo la pensión universal, ha optado por seguir trabajando sea en la formalidad e informalidad y en condiciones denigrantes y de explotación laboral.

 

Foto: T E

 

La propuesta del empresario Carlos Slim de que la edad de jubilación sea a los 75 años puede resolver en parte las presiones financieras sobre los presupuestos públicos. Sin embargo, es insuficiente, no atiende la profundidad de un proceso de envejecimiento de la población, cada vez más acelerado de acuerdo a los pronósticos demográficos,

 

Para ilustrar esta delicada problemática del país basta mencionar que mil 980 personas cumplen diariamente los 60 años y en dos años se estima que serán 4 mil 160 personas las que ingresen a esa edad cada día.

 

México, desde nuestro punto de vista, requiere de una política de un futuro de largo aliento, realmente integral y genuina, sobre el envejecimiento de su población, que se inicie desde edades tempranas, que incluyan políticas públicas específicas sobre la alimentación adecuada, de prevención de salud pública, de educación, empleo, cuidado y movilidad que garantice a las próximas poblaciones de más de 60 años el disfrute de mejores condiciones de vida.

 

Please follow and like us: