Violencias, despojos y abandonos, la vida en común de las personas de más de 80 años

 

  • El caso de la señora Lorenza de 95 años agredida por su hijo de 62 años ilustra los casos de agresiones a las personas mayores en el país
  • Un video en las redes provocó “una consternación que nos ha sacudido”, dijo la periodista Carmen Aristegui
  • En el 90 por ciento de los casos se señala como agresores a familiares

 

Foto: Internet

 

Susana SÁNCHEZ.- La zarandeaba, después desde una altura la dejaba caer sobre un sillón para luego darle un golpe en el rostro. “Ya párate”, parece que le decía el agresor. La víctima de esta violencia intrafamiliar ocurrida el pasado 9 de febrero, es la señora Lorenza, de 95 años. Su agresor fue identificado como su hijo, Miguel Ángel “N”, una persona mayor de 62 años.

 

Los hechos provocaron “una consternación que nos ha sacudido”, dijo la periodista Carmen Aristegui en su emisión mañanera por radio e internet, al referirse a estos sucesos que interrumpieron las agendas políticas de los medios de comunicación, de televisión y de radio.

 

El video de la señora Lorenza modificó por algunas horas esa agenda de los medios de comunicación capitalinos dedicadas a la pandemia, con su número de fallecimientos y nuevos contagios, la saturación de hospitales;  los tumultos de consumidores, muchos de ellos sin tapabocas en el centro de la ciudad, en los preparativos para celebrar el 14 de febrero, Día de la amistad; o a lanzar diatribas contra las políticas del presidente Andrés López Obrador porque no usa el tapabocas o las obras que lleva a cabo su gobierno.

 

Foto: Internet

 

Los hechos ocurridos la semana pasada en una vivienda de autoconstrucción de la Alcaldía de Tlalpan, al sur de la Ciudad de México, se convirtieron en trending topic.

 

A una vecina de la señora Lorenza, identificada como Nancy se le debe haber grabado en video la escena de la agresión física a esta mujer mayor de edad, subirla a las redes sociales y provocar una generalizada cadena de indignaciones entre los internautas. Miles de impactos tuvo ese video retransmitido por los noticiarios de las televisoras capitalinas y de estaciones radiofónicas.

 

Telediario, Foro TV, TV com, fueron algunas de las televisoras que transmitieron las imágenes difundidas por la joven señora vecina de la señora Lorenza. Los periódicos El Sol de México y La Razón, llevaron a sus primeras planas este hecho de violencia intrafamiliar contra una persona mayor.

 

Foto: Internet

 

Las agresiones físicas a personas mayores son comunes por parte de familiares, según han documentado diversos estudios efectuados por expertos del Instituto Nacional de Geriatría y del Instituto de Investigaciones Sociales o de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Las personas mayores de más de 80 años son quienes sufren mayores agresiones, no solamente físicas, psicológicas, también abandonos, abusos de diferente forma, despojos y humillaciones. A estas agresiones se la llama polivictimización y en el 90 por ciento de los casos se señala como agresores a familiares cercanos, hijos, hijas, nietos y nietas.

 

“La violencia en las mujeres mayores es el resultado de un proceso acumulativo de desventajas en todo su curso de vida, pero que en la vejez se acrecienta por una salud deficiente, condiciones de pobreza, por ser mujer, por falta de acceso educativo, entre otros”, destaca la Doctora Martha Elena Giraldo Rodríguez, una experta del Instituto Nacional de Geriatría, en un estudio.

 

Foto: Internet

 

La Doctora Verónica Montes de Oca, quien preside un seminario sobre envejecimiento de la población mexicana en la UNAM, recientemente se refirió a la feminización de la vejez en el país en una entrevista donde advirtió que las personas de 80 años y más requieren, por su fragilidad de una mayor atención por parte del Estado.

 

Sandra Hernández Corral, quien fuera tutora externa del Programa de Maestría en Enfermería de la ENEO de la UNAM, ha señalado también que los más propensos a ser objetos de agresiones son las mujeres y los nonagenarios.

 

Esta experta llegó a la conclusión de que la mayoría de quienes reciben estas agresiones no denuncian porque ignoran que se puede, por miedo a quedar solos o hasta para evitar ser institucionalizados.

 

Foto: Internet

 

Las mayores agresiones las sufren los mayores de 90 años. Desde hace años se han identificado en la UNAM seis tipos de violencia: física, psicológica, abuso sexual, abandono, explotación financiera e incuria estructural. Las agresiones corporales van desde golpes, empujones, sujeciones, amarres a una silla y castigos. Las psicológicas se dirigen a provocar angustias, desvalorizaciones a la persona. Se le inflige sufrimiento mediante actos de palabra o no verbalizados, como gritos, amenazas, insultos, descalificaciones e intimidaciones.

 

También hay casos de abuso sexual, cualquier contacto carnal o erótico no consensuado. Hay casos de abandono cuando el adulto mayor suele ser dejado en un lugar peligroso o hasta encerrado en su domicilio.

 

Ocurre también el despojo de bienes inmuebles o de sus cuentas bancarias; también presiones de la familia para realizar algún tipo de testamento. Se ha identificado que con los apoyos no contribuyentes que otorga el Estado, las familias las aprovechan a espaldas de la persona mayor.

 

En un informe del Instituto para el Envejecimiento Digno (INED) sobre 825 denuncias en el 2020 de distintos tipos de violencia contra personas mayores de la Ciudad de México, se identificaron que el 32 por ciento de las denuncias tenían que ver con violencia psicoemocional; 31 por ciento por violencia patrimonial y económica, donde se encuentran los casos de despojos; 27 por ciento por omisiones en el cuidado; y en un 9 por ciento los casos de violencia física como las que sufrió la señora Lorenza de 95 años.

 

El hecho llegó a conocimiento de la oficina de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo. En una conferencia de prensa, la servidora pública manifestó su indignación por la agresión a esta mujer de 95 años.

 

Foto: Internet

 

Por esta agresión a una persona mayor, intervinieron un gran número de dependencias de la alcaldía y del gobierno de la ciudad. Un suceso que en el contexto de la pandemia, provocó la ira de conductores de medios de comunicación electrónicos y de periodistas, por primera ocasión unidos en una causa común informativa.

 

Con cámaras y micrófonos, periodistas acudieron a entrevistar a la víctima, vecinos y familiares. La imagen de la señora Lorenza, con un moretón bajo su ojo izquierdo, ocupó por algunos días la atención de los medios de comunicación.

 

El gobierno enumeró a las dependencias que atendieron a la víctima: el Instituto para el Envejecimiento Digno (INED) de la SIBISO, del Centro de Atención a Riesgos Victímales y Adicciones (CARIVA), de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, de la Secretaría de las Mujeres, de la LUNA Tlalpan, y de la Policía Metropolitana Femenil Grupo de Ateneas. Personal de esas dependencias confirmaron que la señora Lorenza presentaba signos de maltrato.

 

Foto: Internet

 

Un Ministerio Público inició carpeta de investigación con testimonios de los vecinos. Personal de la Coordinación General de Investigación de Delitos de Género y Atención a Víctimas acudió también al domicilio de Fuentes Brotantes, un inmueble semiconstruido en la colonia La Fama, propiedad de la señora Lorenza.

 

El agresor no fue localizado y las autoridades capitalinas dispusieron dejar un par de policías como custodia de la señora Lorenza.

 

Apenas en el mes de enero pasado se había publicado la Ley de Reconocimiento de los Derechos de las Personas Mayores y del Sistema Integral para su Atención de la Ciudad de México. En esta Ley se definen los tipos de violencia que sufren las personas mayores en la capital mexicana: psicológica, física, patrimonial, económica, sexual y cualquier otra forma análoga que “lesionen o sean susceptibles de dañar la dignidad, integridad o libertad de las personas mayores”.

 

 

Please follow and like us: