Por el COVID19, la mortalidad se triplica entre los 70 y los 80 años de las personas mayores

 

  • A pesar de iniciarse la estrategia de vacunación, se debe continuar “con el uso obligatorio de cubrebocas, la sana distancia, la higiene de manos y la ventilación de lugares cerrados”
  • Todavía “estamos lejos de alcanzar un control real y estricto de la pandemia de COVID-19”

 

Foto: Gobierno de la CDMX

 

Hasta el fin de mes anterior, un millón 49 mil 393 las personas adultas mayores de las más de 15 millones de personas de más de 60 años de las 32 entidades de la república, han sido vacunados con la primera dosis de los tipos de fórmulas que han llegado al país.

 

La vulnerabilidad de las personas mayores frente al virus COVID19 ha sido confirmada por las autoridades sanitarias mexicanas cuando los datos oficiales muestran que un 63 por ciento de los fallecimientos en México lo ocupan ese grupo de población por su deteriorada condición de salud, con dos y hasta tres padecimientos crónicos.

 

José Luis Alomía Zegarra, Director General de Epidemiología de la secretaría de Salud, informó que se continuará con la estrategia nacional de vacunar a las personas mayores en las 32 entidades federativas.

 

Una de las características principales destacadas por Alomía en esta estrategia responde al por qué los adultos mayores están en los grupos de mayor riesgo ya que “cuando se realiza el análisis de la letalidad y de la mortalidad que está produciendo la epidemia de COVID-19 son precisamente los mayores de 60 años los que tienen más incrementada este indicador”.

 

De hecho, dijo el funcionario, “cuando se cruza la barrera de los 60 años, tanto la letalidad, como la mortalidad se empieza a duplicar y en la medida que vamos incrementando todavía más la edad, entre los 70 y los 80 años, esta letalidad y esta mortalidad inclusive se triplica”.

 

Foto: Gobierno de la CDMX

 

La debilidad de la población mexicana ante la pandemia lo muestran los datos oficiales se observa que más del 73 por ciento de los adultos tienen sobrepeso u obesidad. Otros 34 millones padecen hipertensión arterial de los cuales solamente una cuarta parte tiene control del padecimiento.

 

Otras 12 millones de personas padecen diabetes. Gran parte de la población que padece estas enfermedades desconoce que la tienen y son a quienes el COVID19 los ataca con mayos agresividad.

 

Alomía destacó en la conferencia vespertina que los objetivos enmarcados en la política nacional de vacunación son precisamente combatir, controlar y por lo mismo disminuir la mortalidad que está causando la enfermedad, pues “son los grupos que obviamente se tienen que priorizar y son los grupos con los cuales se ha iniciado ya con la vacunación”.

 

El funcionario destacó que uno de los retos de la vacunación de las personas mayores es atender su movilidad, la forma de trasladarse a los centros de vacunación porque carecen de los medios y de apoyos para hacerlo.

 

Por ello, el funcionario convocó a los familiares y amistades de las personas mayores a facilitarles los traslados a los centros de vacunación o favorecer su identificación para aplicarles la dosis en sus domicilios a quienes no puedan movilizarse.

 

Foto: Gobierno de la CDMX

 

En la Ciudad de México, el gobierno informó que se habían vacunado en la semana anterior a 170 mil 467 personas de más de 60 años en las seis alcaldías donde se inicipo la estrategia, Milpa Alta, Magdalena Contreras, Cuajimalpa, Xochimilco, Iztacalco y Tláhuac.

 

La vacunación en la capital mexicana se realiza mediante cita, previo registro https://mivacuna.salud.gob.mx

 

Se les se asigna por medio de un mensaje de texto SMS o consultando la página https://vacunacion.cdmx.gob.mx/ para conocer el día, hora y sede estipulada conforme a la letra inicial del primer apellido de la persona mayor. Para el doctor En otro ámbito, Rafael Bojalil Parra, académico del Departamento de Atención a la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), todavía “estamos lejos de alcanzar un control real y estricto de la pandemia de COVID-19”.

 

Al participar en los Jueves de Divulgación de la Ciencia, el investigador de la Unidad Xochimilco Bojalil Parra sugirió mantener las medidas de prevención enfrentar al momento que nos tocó vivir con responsabilidad”.

 

“Si bien las vacunas empiezan a dar esperanza al mundo sobre el fin de contagios y muertes causados por el virus SARS-CoV-2r, aún hay un largo camino por recorrer”.

 

Foto: Gobierno de la CDMX

 

“Es muy importante tener en mente que no va a ser una solución inmediata, pues falta mucho tiempo para lograr la inoculación masiva y dejar a un lado todas las precauciones”, subrayó este académico de la UAM.

 

“Es imposible contar con algún medicamento que no induzca secuelas, esto se debe poner en una balanza para ver qué tan frecuentes pueden ser, contra el número de infecciones y muertes que es posible evitar”, añadió.

 

Para el académico de esta universidad en la mayoría de los casos estos efectos desfavorables sólo incluyen dolor en el sitio de la inyección, fiebre, malestares musculares, cansancio y fatiga, los cuales deben ceder entre 24 y 48 horas después de la aplicación.

 

Además, apuntó que es preciso llegar a una cantidad de gente vacunada para conseguir la inmunidad de grupo o de rebaño, con una meta mínima de 70 por ciento de los habitantes, pues de lo contrario la enfermedad no se va a detener.

 

El académico refirió que de acuerdo con el programa de vacunación actual, de febrero a marzo de 2022 únicamente se habrá impactado a 51 por ciento de la gente, “por lo que debemos continuar con el uso obligatorio de cubrebocas, la sana distancia, la higiene de manos y la ventilación de lugares cerrados”.

 

Please follow and like us: