Propone el INAPAM atención comunitaria para las personas mayores abandonadas

 

  • Recomienda visibilizar las necesidades de las personas adultas mayores en situación de vulnerabilidad durante esta pandemia
  • Cerca del 47 por ciento vive en pobreza
  • Entre 20 y 30 por ciento sufre violencia física, psicológica, económica o abandono
  • En la pandemia las personas mayores, uno de los sectores de mayor riesgo: UAM

 

Foto: T E

 

Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM) propuso crear un plan de atención comunitario que proporcione apoyo y cuidado a las personas adultas mayores en condición de abandono, mientras la Universidad Autónoma Metropolitana advirtió que durante la pandemia es uno de los sectores de mayor riesgo.

 

En este plan, destacó ese organismo público, se debe incluir a las personas mayores, sus familiares, vecinas, vecinos y personas de confianza. Por ello recomendó visibilizar las necesidades de las personas adultas mayores en situación de vulnerabilidad durante esta pandemia con el objetivo de generar un entorno saludable y seguro, el cual contribuya al desarrollo de su bienestar integral y al disfrute pleno de sus derechos humanos.

 

Una investigación efectuada por Mario Enrique Tapia, académico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza, de la UNAM, destaca que en México, la población de 60 años o más es un sector social y económicamente vulnerable al estimar que que cerca del 47 por ciento vive en pobreza, y entre 20 y 30 por ciento sufre violencia física, psicológica, económica o abandono.

 

Por su parte, dado que son adultos mayores, que en el contexto de la pandemia representa uno de los sectores de mayor riesgo, la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) firmó de manera virtual un convenio general de colaboración con el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM) para unir esfuerzos en la promoción e implementación de programas y acciones destinadas a obtener el pleno desarrollo integral de este sector de la población.

 

En este convenio la UAM, por medio de su secretario general, José Antonio De los Reyes Heredia, se compromete a dar una ampliación a esta relación ya hecha anteriormente con el fin de coordinar tareas de investigación, servicio social, ciencia aplicada y distintas actividades de difusión en beneficio de los adultos mayores.

 

De acuerdo con el censo de población 2020 –generado y presentado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en enero pasado– de los 126 millones de mexicanas y mexicanos poco más del 12 por ciento, cerca de 15 millones 176 mil personas.

 

Foto: T E

 

El INAPAM, en su reciente comunicado, destacó que las personas adultas mayores durante la pandemia han sido particularmente afectadas debido a elementos como la comorbilidad y la presencia de otros padecimientos asociados con esta etapa etaria. “Estos factores, en su conjunto, las colocan en un mayor riesgo de sufrir complicaciones que ponen en riesgo su bienestar”, subrayó el organismo.

 

A estas circunstancias, señaló INAPAM, se añade que algunas personas mayores viven solas y pueden presentar situaciones que las hacen más vulnerables, como: sentimientos de soledad, debido a que sus familiares viven lejos o carecen de ellos y no cuentan con redes de apoyo social; sus recursos económicos son limitados y no están insertas al mercado laboral.

 

Además, destacó, pueden presentar dependencia económica o alguna discapacidad funcional y/o movilidad limitada que les impide realizar las actividades de su vida diaria de manera independiente.

 

Estos elementos, en suma, pueden originar que la persona se sitúe en una condición de soledad y abandono social, que limite sus posibilidades para afrontar esta emergencia sanitaria, afectando severamente su salud física y mental y poniendo en riesgo su integridad, indicó este organismo público creado a principios de siglo para atender a las personas mayores de más de 60 años.

 

Con este fin, el INAPAM propuso la creación de este un plan de atención comunitario que proporcione apoyo y cuidado a las personas adultas mayores. Al mismo tiempo este organismo recomendó evaluar su condición de salud, física y mental y las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria que realizan, esto es, qué grado de independencia tienen dentro y fuera de su hogar.

 

Foto: T E

 

Para el INAPAM cada persona mayor deberá manifestar si está de acuerdo con el apoyo que se le ofrece e informará sobre sus necesidades y la manera en que le gustaría que éstas fuesen atendidas. Es importante saber si cuentan con una pensión y con seguridad social, que les brinde servicios médicos.

 

Asimismo, consideró esta institución que cualquier familiar o cercano/a de un adulto mayor que está en riesgo de vivir o vive una situación de soledad o abandono social, se recomendó lo siguiente:

 

Evaluar si requiere asistencia de cuidados en domicilio y determinar cuál es la mejor opción. Actualmente hay una gran variedad de servicios gerontogeriátricos que se adecuan a las condiciones de cada persona y familia.

 

Verificar que tenga una vivienda con acceso a los servicios básicos (agua potable, drenaje, electricidad, gas), que le permitan satisfacer sus necesidades cotidianas.

 

Verificar si la persona puede preparar sus alimentos. De ser así, se recomienda proporcionarle una despensa semanal para que pueda disponer de ellos de la forma que más le agrade; en caso contrario, se recomienda llevarle alimentos preparados diariamente o cada tercer día, según sus necesidades. Es importante que en esta labor participen varias personas, para evitar sobrecarga de trabajo.

 

Foto: T E

 

Generar una agenda de contactos telefónicos de personas que puedan apoyarla y especificar el tipo de ayuda que cada una le puede brindar. Ante cualquier situación o emergencia esta agenda es de gran utilidad.

 

Si la persona padece alguna enfermedad, es necesario saber qué medicamentos toma y si cuenta con acceso a servicios de salud, para que reciba atención médica, tratamiento y medicinas.

 

Localizar los servicios de salud más cercanos, para acompañarla durante alguna emergencia médica.

 

Reforzar el acompañamiento social y emocional con llamadas telefónicas, mensajes de texto, videollamadas o visitas breves (con las medidas de higiene necesarias).

 

Este acompañamiento es fundamental para cuidar la salud física y mental de las personas adultas mayores durante la pandemia, porque les ayuda a disminuir el sentimiento de soledad, que pudiera generar un cuadro depresivo. Además, es importante incentivar el uso de las nuevas tecnologías, así como su acceso a ellas, para que se mantengan comunicadas.

 

Mantener la higiene (limpieza y desinfección) de su hábitat, así como su higiene personal, de forma constante, para reducir el riesgo de contagios.

 

Para el INAPAM el distanciamiento social durante esta emergencia sanitaria no debe ser sinónimo de abandono, aislamiento o soledad, por el contrario, “es en estos momentos cuando las redes de apoyo familiar y comunitario se deben reforzar, para que las personas adultas mayores puedan sobrellevar esta situación y hacer valer su derecho a la salud, los cuidados y el bienestar integral”.

 

El apoyo comunitario y la solidaridad son esenciales para afrontar esta situación dignamente.

 

CONVENIO DE LA UAM CON EL INAPAM

 

Tras el convenio con el INAPAM, todas las sedes académicas de la UAM se integrarán a este convenio general ya que cuentan con programas específicos, líneas de trabajo y de indagación orientados a los adultos mayores, informó la propia universidad, entre ellos Medicina, Enfermería, Nutrición y Estomatología en las que ya existen esquemas de atención, prevención de enfermedades y cuidado de la salud de las personas de la tercera edad, así como para la vigilancia dental y la elaboración de planes de alimentación apropiados para evitar problemas de desnutrición.

 

Igualmente, la UAM ofreció desde las Ciencias Sociales y Humanidades el apoyo psicológico, las campañas de difusión y la promoción por medio de las instancias de comunicación; la generación de políticas públicas y el impulso de una cultura financiera mediante los espacios administrativos, junto con la División de Ciencias y Artes para el Diseño que podrá participar en proyectos de movilidad, creación de mobiliario y equipos que mejoren la calidad de vida de los adultos mayores.

 

Please follow and like us: