Instituto Nacional de Geriatría

El 18% de personas de la tercera edad sufre  violencia y agresiones

 

Según el  Instituto Nacional de Geriatría de la Secretaría de Salud en México entre el 8 y 18.6 por ciento de las 11 millones 669 mil 431 personas mayores de 60 años es víctima de acciones que ponen en riesgo su salud, estas  agresiones que van desde la  intimidación, la violencia moral y física hasta el despojo  son  ejercidas principalmente por sus familiares.

Por lo general estas agresiones no son detectadas ni atendidas informó  Fernando Quintanar Olguín, de la Facultad de Estudios Superiores, (FES) Iztacala, de la UNAM y pasan casi siempre inadvertidas o impunes,  por ello es necesario crear una cultura integral de respeto y consideración a los adultos mayores que involucre a la sociedad,  las instituciones públicas y privadas; se debe empezar, enfatizó,  por  erradicar estereotipos y estigmas sobre el envejecimiento, propiciar dinámicas familiares sanas y construir puentes intergeneracionales.

Abundó: la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó en 2012,  que entre el cuatro y seis por ciento de los adultos mayores  en el mundo han sufrido alguna forma de abuso y maltrato,  que puede ser un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento, la invisibilidad social y política de los adultos mayores  ha propiciado la falta de medidas apropiadas para evitar este tipo de violencia que se produce casi siempre  en una relación basada en la confianza.

La violencia contra los adultos mayores es consecuencia de dinámicas personales y familiares negativas, dijo el académico,  que cuenta con más de 30 años de experiencia profesional en  temas geriátricos, en la mayoría de los casos, apuntó,  las relaciones están deterioradas, los límites rotos y no existen compromisos definidos por las partes, el adulto mayor y sus familiares o cuidadores, esto se debe, frecuentemente,  a que el adulto mayor  no se formuló  un proyecto de vida con sentido familiar y social, agravan la situación problemas como el hacinamiento familiar y la historia personal  que los exponen al maltrato, como una forma de castigo por su conducta anterior.

Por ello, lo más relevante es garantizar la atención integral del adulto mayor que a veces no puede darse en la familia pero debe darse institucionalmente, según lo señala la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en ocasión del Día Mundial de la Toma de Conciencia de Abuso y Maltrato a la Vejez, que  se conmemora cada 15 de junio, desde 2006.