Seis hábitos que matan las neuronas

Según una investigación publicada en el Journal of Neuroscience existen algunos comportamientos que convertidos en hábitos  pueden dañar la salud de manera poco perceptible pero progresiva que lentamente  producen un futuro  daño neurológico.

neuronas

Las neuronas son un tipo de células del sistema nervioso cuya principal función es la excitabilidad eléctrica de su membrana plasmática. Están especializadas en la recepción de estímulos y conducción del impulso nervioso, en forma de potencial de acción.

 Los hábitos que a continuación se describen matan las neuronas, lo que  con el transcurso del tiempo y la persistencia de estas costumbres termina por alterar la actividad cerebral, causando efectos como lentitud de reflejos, disminución de la agudeza cerebral para resolver problemas; conductas socialmente  inadecuadas o irritables e incluso depresión leve o severa, según la susceptibilidad genética individual. Éstos son los hábitos que hay que evitar:

1.- No desayunar

Cuando despertamos, luego de un ayuno de entre  6  y  8 horas, el cerebro requiere energía para llevar a cabo todas las funciones, pero si no se le brinda la adecuada cantidad de proteínas, vitaminas y nutrientes, se genera daño estructural, lo que implica la muerte de neuronas por falta de energía y sobrecarga de trabajo.

desayuno ligero

2.- Estrés

El estrés mata neuronas y además evita  la formación de nuevas neuronas en el hipocampo, se ha documentado que el estrés agudo permite la supervivencia de nuevas neuronas tan solo por unos días, pues mueren por agotamiento y no son reemplazadas porque el estrés impide las funciones de reparación y regeneración.

stres

3.- Hipertensión

La presión sanguínea alta debilita las pequeñas arterias del cerebro, lo que puede desencadenar un  daño neuronal. Según un estudio de la Universidad de Alabama, publicado en la revista Neurology, la pérdida de neuronas está asociada con el pensamiento lógico y también  con los problemas de memoria, especialmente después de los 45 años, debido a la hipertensión.

Hipertension

4.- No dormir bien

La falta de sueño por periodos prolongados acelera la pérdida de células del cerebro. Además, debe evitarse dormir con la cabeza cubierta porque esto aumenta la concentración de dióxido de carbono y disminuye el oxígeno, causando efectos adversos al cerebro.

dormir lado izquierdo

5.- Fumar

Fumar causa la disminución del tamaño cerebral, afectan las sinapsis o interconexiones necesarias para el pensamiento, la acción y la memoria por lo que  propicia la aparición temprana  del Alzheimer en individuos mínimamente susceptibles.  Un estudio de la Universidad de Northumbria revela que  al dejar de fumar es posible revertir –hasta cierto punto-  el daño neuronal causado por este hábito.

fumar riesgos

6.- Comer mucho  e ingerir alimentos ricos en azúcar y grasas

El exceso de comida genera una circulación lenta y disminuye la oxigenación del cerebro. Además, un alto consumo de azúcar interrumpe la absorción de proteínas y nutrientes necesarios para la creación de nuevas neuronas.

Por otra parte, si nuestra dieta incluye demasiadas grasas saturadas y colesterol, el cerebro se inflama, la función nerviosa se altera y la memoria de trabajo o memoria inmediata se reduce, según un estudio publicado en la revista Journal of Alzheimer’s Disease.

Para prevenir daño neurológico y mantener las funciones cognitivas del cerebro en buen estado, es importante hacer pequeños cambios diarios en los  hábitos y la dieta; con el transcurso del tiempo se alcanza una vida más saludable, en la que no pueden faltar   una dieta rica en vegetales y  verduras, granos y frutas, algunos  huevos y lácteos, pocas proteínas animales: res, cerdo, pescado o pollo;  y claro: la mayor cantidad posible de ejercicio.

plato buen comer