Cutzamala empezó a enviar agua a las redes de la CDMX

Atendida la demanda del líquido en las zonas afectadas con la suspensión del servicio

cutzamala

El Gobierno de la Ciudad de México, a través del Sistema de Aguas (SACMEX), informó que el amplio operativo implementado  mediante 530 pipas y 50 puntos de carga ha permitido atender la demanda de abastecimiento de agua derivado de la reducción del suministro proveniente del Sistema Cutzamala.

Asimismo informó que para este lunes 1 de febrero  se espera el restablecimiento del acueducto al 100 por ciento, y con ello, completar el proceso de llenado tanques y gradual envío de agua a la red de distribución de las colonias.

Conforme a lo programado, destacó el gobierno de la CDMX que el Sistema Cutzamala comenzó a enviar agua a la CDMX desde las primeras horas del domingo 31 de enero, aunque por el proceso de llenado del acueducto y las distancias por recorrer en las redes primarias de la ciudad, se empezó a recibir el 60 por ciento del suministro en los tanques de la ciudad hasta las 14:00 horas aproximadamente.

Es importante destacar, informó el gobierno de la CDMX,  que un operativo de pipas no puede suplir el servicio del Sistema Cutzamala, su objetivo es que los vecinos de las colonias afectadas cuenten con agua para sus necesidades básicas.  Es significativa la participación ciudadana en el almacenaje y cuidado del líquido.

El recorte del 100 por ciento del suministro del Sistema Cutzamala, que se presentó los días 29 y 30, han agotado las reservas, y los principales tanques de la ciudad se encuentran cerrados.

La presurización de las tuberías, la estabilización de la red y la normalización del servicio de agua potable será un proceso gradual que se concluirá aproximadamente el jueves 4 para contar con un servicio regular a partir del viernes 5 de febrero.

El operativo para dar agua por medio de pipas se mantendrá mediante el trabajo que realizan 13 puestos de mando, en donde  recogen las necesidades y  canalizan los apoyos con las 530 pipas disponibles, en un trabajo coordinado con las delegaciones políticas, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México, las secretarías de Gobierno y de Desarrollo Social, así como de la Contraloría General.

Un total de cuatro mil 550 personas participan por parte del Gobierno de la CDMX y de las delegaciones en este operativo, que incluye también personal de la Secretaría de Seguridad Pública.