Alertan sobre daños a la salud por consumo de mariguana los pacientes en rehabilitación

  • Durante las Audiencias Públicas para las Alternativas de Regulación de la Mariguana, Ana y Vanessa expusieron ante legisladores, funcionarios federales y expertos sus negativas experiencias en relación al consumo de cannabis
  • Altamente adictiva, la cannabis transforma la personalidad, propicia actividades ilícitas y por ello  afecta también el entorno familiar y social 

image2

Al participar en las Audiencias Públicas para las Alternativas de Regulación de la Mariguana, organizadas por el Senado de la República y la Cámara de Diputados, pacientes en rehabilitación por consumo de mariguana alertaron sobre los daños a la salud, así como al entorno familiar y social por el uso de la cannabis.

Durante la Mesa “Regulación del Consumo en Relación con el Tratamiento de Adicciones”, Ana y Vanessa expusieron ante legisladores, funcionarios federales de la Secretaría de Salud y expertos sus negativas experiencias en relación al consumo de mariguana.

Ambas coincidieron en que en un primer momento consideraron que dicha sustancia psicoactiva podría ayudarles, entre otras situaciones, a olvidar sus problemas, sin embargo, al paso del tiempo pudieron constatar cómo se modificó su entorno familiar y social de manera contraria a lo que pensaron.

Entre lágrimas, Vanessa, de 14 años, relató que inició su consumo a los 12 años por curiosidad, pero que poco a poco, la cannabis transformó su vida: “Es una sustancia que te hace ser otra persona. Perdí la confianza de mis papás, la amistad de muchos amigos… Mi hermano me decía que ya no consumiera y lo terminé llevando a que él consumiera”.

Al referirse a la posible regulación de la mariguana, la menor alertó: “Si la legalizan va a ser un riesgo para muchos, tanto para las que la dejaron de consumir como para los que no la consumen porque van a decir ‘si la legalizaron es porque no te hace nada y hasta es buena’. Lo que no saben es que es muy adictiva”, agregó.

marihuana efectos

Por su parte, Ana, madre de un adolescente, compartió que desde los 11 años inició el consumo de la hierba lo que le ocasionó problemas como abandonar la escuela y verse involucrada en conductas ilícitas: “Mi familia no sabía qué hacer. Cuando decido entrar al tratamiento ya no había otra alternativa”

La mujer, originaria del barrio de Tepito,  aseguró que tras 17 años de no consumir el enervante, a la edad de 20 años: “Puedo ver la vida de otra manera. En muchas cosas no sabré qué hacer pero lo que sí no quiero es volver al uso de las sustancias”.

De acuerdo a la Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas en Estudiantes casi dos terceras partes de la prevalencia en el consumo de estupefacientes es por fumar mariguana.