La asesina serial más silenciosa del mundo

 

  • El 30 por ciento de la población mexicana, en especial la masculina entre los 40 y 50 años, padece hipertensión
  • Nueve millones de personas fallecen cada año en el mundo por esta enfermedad  
  • Muchos otros ignoran que la padecen porque no siempre produce síntomas
  • Si no se controla, puede provocar infarto de miocardio, hipertrofia ventricular y, finalmente, insuficiencia cardíaca, advierte un informe de la Organización Mundial de la Salud
  • También es causa de insuficiencia renal, ceguera, rotura de los vasos sanguíneos y deterioro cognitivo

hipertens

 

La hipertensión, llamada la asesina silenciosa, es una afección en la cual la presión en los vasos sanguíneos es continuamente alta. En cuanto más alta es la tensión arterial, más tiene que trabajar el corazón para bombear la sangre. Si no se controla, la hipertensión puede provocar infarto de miocardio, hipertrofia ventricular y, finalmente, insuficiencia cardíaca, advierte un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

En México, el 30 por ciento de los mexicanos entre los 40 y 50 años, alrededor de 22 millones 400 mil  personas, son hipertensos, de acuerdo con un informe de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Este informe elaborado por Juan Pablo García Acosta, de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, advierte que las secuelas de esta enfermedad son irreversibles, pueden conducir a un derrame cerebral, daños renales y afectaciones visuales.

 

Entre los síntomas de alerta de la hipertensión   están un dolor de cabeza, mareo, palpitaciones, zumbido de oídos, ver pequeños destellos luminosos, destaca García Acosta.

 

De los 22 millones 400 mil enfermos de hipertensión en México, solamente 11 millones 200 mil enfermos están diagnosticados y de esa cifra, y únicamente 5 millones 700 mil tienen controlado el padecimiento, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT).

 

Los estados en el país con mayor número de hipertensos son Aguascalientes, Tamaulipas, Baja California, Nuevo León y Sonora. Los estados que menos hipertensos tienen son Oaxaca, Quintana Roo, Colima, Morelos y Chiapas.

 

hipertension

 

Uno de los factores de riesgo clave de las enfermedades cardiovasculares es la hipertensión, tensión arterial elevada. En los vasos sanguíneos, señala la OMS, la presión alta puede provocar dilataciones (aneurismas) y zonas de debilidad en la pared vascular, lo que aumenta las probabilidades de obstrucción y rotura. La presión en los vasos sanguíneos también puede causar fugas de sangre hacia el cerebro y esto puede causar accidentes cerebrovasculares. Además, la hipertensión puede causar insuficiencia renal, ceguera, rotura de los vasos sanguíneos y deterioro cognitivo.

 

Los vasos sanguíneos llevan la sangre desde el corazón a todo el organismo. Cada vez que el corazón late, bombea sangre a los vasos. La tensión arterial es producto de la fuerza con que la sangre presiona contra las paredes de los vasos sanguíneos (arterias) a medida que es bombeada por el corazón.

 

La hipertensión afecta ya a mil millones de personas en el mundo, y puede provocar infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares. Los investigadores de la OMS calculan que la hipertensión es la causa por la que mueren anualmente nueve millones de personas.

 

La OMS en un informe sobre la hipertensión en el mundo “busca contribuir a los esfuerzos de todos los Estados Miembros para elaborar y aplicar políticas dirigidas a reducir la mortalidad y la discapacidad que causan las enfermedades no transmisibles. La prevención y el control de la hipertensión son piedras angulares para ello”.

 

Aunque afecta a uno de cada tres adultos, sigue en gran medida oculto, señala la OMS. Mucha gente no sabe que tiene hipertensión porque no siempre produce síntomas. La consecuencia son más de nueve millones de muertes anuales, entre las que se encuentran aproximadamente la mitad de las causadas por los ataques cardíacos y cerebrales.

 

Fomentar la sensibilización pública es clave, como lo es el acceso a la detección temprana, señala la OMS. “La hipertensión es un signo de alerta importante que indica que son necesarios cambios urgentes y significativos en el modo de vida. Las personas deben saber por qué el aumento de la tensión arterial es peligroso, y cuáles son los pasos para controlarla. También deben saber que la hipertensión y otros factores de riesgo como la diabetes a menudo aparecen juntos”.

 

678603_hipertencion-1000x586

 

La OMS recomienda promover la cobertura sanitaria universal y apoyar modos de vida saludables: adoptar un régimen alimentario equilibrado, consumir menos sal, evitar el uso nocivo del alcohol, realizar ejercicio físico regularmente y no fumar. Si no se emprenden acciones para reducir la exposición a estos factores, aumentará la incidencia de enfermedades cardiovasculares, incluida la hipertensión.

 

El acceso a medicamentos de buena calidad, eficaces y baratos también es vital, particularmente en el nivel de la atención primaria. Como ocurre con otras enfermedades no transmisibles, la sensibilización ayuda a la detección temprana, y la autoasistencia contribuye a garantizar la observancia del tratamiento farmacológico, los comportamientos saludables y un mejor control de la enfermedad.

 

La OMS advierte que el tratamiento de las complicaciones de la hipertensión abarca intervenciones costosas como la cirugía de revascularización miocárdica, la endarterectomía carotídea o la diálisis, que agotan los presupuestos gubernamentales e individuales.

Please follow and like us: