Zócalo

El problema es que no hay credibilidad

José VILCHIS GUERRERO

El procurador General del República, Jesús Murillo Karam, señaló que hay certeza jurídica de que los normalistas de Ayotzinapa que desaparecieron el 26 de septiembre estén muertos. Con lenguaje de abogado, Murillo Karam sostuvo que hay certeza legal y probabilidad de que fueron victimados. En tanto, los padres de los muchachos no aceptan sus afirmaciones porque carecen de bases científicas.

En conferencia de prensa, encabezada por el procurador Jesús Murillo Karam y el director de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, Tomás Zerón, se expusieron las declaraciones de Felipe Rodríguez Salgado,  alias “El Cepillo”, quien se declaró autor material de la muerte de por lo menos unos diez o doce normalistas. Fue detenido el pasado 15 de enero.

Dijo Murillo Karam que de acuerdo a las declaraciones de 39 detenidos, los restos humanos fueron triturados. Tomás Zerón detalló que la detención del Cepillo fue clave y que gracias a sus declaraciones, que coinciden con las del resto de los cómplices detenidos, se concluyó que el grupo Guerreros Unidos detuvo a los estudiantes, los llevó al basurero de Cocula, ejecutó e incineró, ya que pensaron que pertenecían al grupo antagónico de Los Rojos.

En respuesta, Vidulfo Rosales, representante legal de los padres de los 43 normalistas, expresó que nadie puede decirle a los padres: “acepten ya que sus hijos están muertos, ni siquiera la autoridad”.

El también abogado del Centro de Defensa de los Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan se refirió a la declaración judicial de Felipe González alias “El Cepillo”, último de los más de 90 detenidos por el caso y quien afirmó que él personalmente mató a varios de los estudiantes, Vidulfo Rosales dijo:

“Para nosotros esta declaración de ‘El Cepillo’ la hicieron otros tres presentados. Básicamente estaban diciendo lo mismo. No aporta ningún elemento adicional (…) Hay varias inconsistencias y no son suficientes las declaraciones. Tiene que fortalecerse la investigación. Tiene que haber pruebas científicas irrefutables. Necesitamos evidencia irrefutable”.

Sin embargo, Érika Guevara Rosas, Directora Regional para las Américas de Amnistía Internacional, sostuvo en otra conferencia de prensa paralela que la PGR ha fallado en investigar adecuadamente todas las denuncias de complicidad de las fuerzas armadas y otras autoridades en la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, manifestó tras reunirse con familiares de las víctimas.

Entonces, el problema de Murillo Karam no es que no asuma su papel de abogado de la Nación; no es que evada su responsabilidad, ni que esté fallando –aunque muchos lo daban por muerto o por entregada su renuncia al cargo- sino que ya no hay credibilidad en la institución que representa. Y es, directamente, el que tiene que resolver esta crisis.

En una conferencia de prensa los expertos de Amnistía Internacional hicieron una crítica a las inconsistencias en las investigaciones supervisadas por el Procurador Murillo Karam,  a quien exigen la no criminalización de los padres y las madres de los 43 estudiantes y las organizaciones que los acompañan, esbozándose las demandas de los mismos.