Por avisar que estaban embarazadas fueron despedidas de sus empleos

  • Son pocas las iniciativas legislativas que tratan el despido por embarazo.
  • De mil 200 denuncias que atendió la Copred, el 38 por ciento fue de mujeres despedidas de su trabajo por avisar que estaban embarazadas.

El 38 por ciento fue de mujeres  que avisaron en sus centros de trabajo que estaban embarazadas fueron despedidas, de acuerdo con  el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México.

Jacqueline L´Hoist Tapia, presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred), abundó que en el país las mujeres son las más discriminadas, superando a otros grupos vulnerables, como los adultos mayores, de la comunidad LGBT o las personas con discapacidad.

Detalló que el año pasado, la Copred atendió mil 200 denuncias, y de éstas, 38 por ciento fueron de mujeres despedidas de su trabajo cuando avisaron que estaban embarazadas; y este año llevan 31 por ciento por la misma causa.

En el Senado de la República, Hoist Tapia junto con otras especialistas,  coincidió en que en México  las mujeres son más discriminadas por estar embarazadas que por cualquier otra condición.  “Es urgente contar con cifras consistentes sobre los casos de despidos por esta causa para tratar de resolver el problema”.

Durante el foro “Despido por embarazo: Acciones para combatir este flagelo social”, refirieron que la mayoría de las iniciativas que se proponen en el Congreso de la Unión están encaminadas a reformar la Ley Federal del Trabajo y reformular la discriminación o sancionar que se soliciten pruebas de embarazo para otorgar un empleo, pero son pocas las que tratan el despido por embarazo.

Angélica de la Peña Gómez, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, coincidió en que es necesario hacer reformas importantes a la Ley Federal del Trabajo, la del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la del  Instituto de Seguridad Social y Servicios de los Trabajadores del Estado (ISSSTE, con la intención de evitar que las mujeres sean discriminadas por estar embarazadas.

“La situación de nosotras en esos momentos es complicada, porque no es lo mismo enfrentar una demanda laboral sin estar embarazada o lactando; por eso se debe buscar la conciliación, para no judicializar ni penalizando porque eso es un error”,  dijo la senadora.

Daphne Cuevas Ortiz, directora del Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad,  recordó que durante la LXII Legislatura del Congreso de la Unión, y en lo que va de la actual, se han presentado 30 piezas legislativas relacionadas con las relaciones laborales de la mujer.

Sin embargo, citó, las iniciativas, puntos de acuerdo y dictámenes presentados tienen un conocimiento básico, no frasean claramente el problema que quieren resolver y reportan estadísticas variables en la mayoría.

Lilia Mónica López Benítez, presidenta del Consejo Directivo de la Asociación Mexicana de Juzgadoras, comentó que la desigualdad sigue presente en la sociedad mexicana, pese a los esfuerzos de la sociedad civil y de las instituciones.

Subrayó que una mujer embarazada que es despedida, también es vulnerada en sus derechos humanos, porque deja de obtener un salario, se le priva de la asistencia médica, del descanso que debe tener antes y después del nacimiento, y el continuar cotizando para la jubilación.

Joyce Carol Sadka, especialista en derecho laboral, dijo que la gente no recurre a la justicia laboral para combatir y desincentivar este problema; refirió que se debe reformar la Ley Federal del Trabajo, y proponer un procedimiento de código laboral.

Subrayó que 95 por ciento de las demandas laborales realizadas por mujeres son por despido injustificado, y sólo 4.2 por ciento son por causa de embarazo; “eso es triste; las mujeres no usan el sistema legal”, puntualizó finalmente.