Invisible y creciente, la trata de personas en México

  • Las  niñas y las mujeres,  las más vulnerables. La CNDH demandó  se visibilice la trata en los trabajos o servicios forzados. De 2006 a 2017 se reportaron 27 mil 605 casos de niños robados.
  • Las víctimas, de Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo y San Luis Potosí. Los lugares de destino,  la Ciudad de México, Nueva York, Monterrey y Tijuana. Entre 2015 y 2016 más de 300 mil niños migrantes no acompañados  transitaron por la frontera de México con Estados Unidos.

Foto: T E

De acuerdo con la organización “Red de madres buscando a sus hijos”, de 2006 a 2017 en México se reportaron 27 mil 605 casos de niños robados. Las víctimas principalmente  son  originarias de Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo y San Luis Potosí, y los lugares de destino son la Ciudad de México, Nueva York, Monterrey y Tijuana.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) demandó  se visibilice la trata en los trabajos o servicios forzados, poniendo especial énfasis en las acciones de prevención y protección dirigidas a que niñas y mujeres no sean captadas en las comunidades rurales e indígenas para ser explotadas en el trabajo en el hogar, en los campos agrícolas y las maquilas.

Niñas y mujeres de las comunidades rurales e indígenas  no solo son vulnerables  a la trata con fines sexuales, advirtió la CNDH.

Una investigación de la Escuela de Trabajo Social  (ENTS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) advierte  que la trata de personas en México es una situación creciente  que  ha estado invisibilizada y, de “alguna manera, normalizada”.

“Tal es el caso de la trata con fines de explotación laboral, que en México se lleva a cabo en los campos agrícolas, en la calle y en las maquiladoras” advirtió  Gabriela Ruiz Serrano, de la  Escuela Nacional de Trabajo Social,  quien participó en esa investigación.

Sobre el tráfico de órganos, la investigadora y académica universitaria se tiene  poca información, pero según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), nuestro país es uno de los principales focos, debido a que la cantidad de niños migrantes que viajan solos se ha incrementado.

“Se sabe que hay más de 300 mil que durante 2015 y 2016 transitaron por la frontera México-Estados Unidos, y que este delito genera más o menos 75 millones de dólares a nivel mundial”, señaló Ruiz Serrano.

Durante el desarrollo del “Diagnóstico social en los Centros de Asistencia Social del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia”, en el año 2016, realizado por la en el marco de la Práctica de Especialización “Maltrato infantil” de esa Escuela de la UNAM, se detectó las diversas  problemáticas en los pequeños al momento de ingresar  a esas instituciones.

Esas problemáticas estaban  vinculadas no sólo a las formas tradicionales de maltrato, abuso físico, psicológico y/o sexual, sino a nuevas configuraciones como la trata de personas, niños migrantes no acompañados, crimen organizado y maltrato institucional.

En ese diagnóstico los investigadores de la ENTS se toparon con niños migrantes no acompañados. “Sabemos que este escenario es propicio para que se presente la trata de personas con fines de explotación sexual, laboral, e incluso con problemas de tráfico de órganos”, dijo Gabriela Ruiz Serrano.

Además, prosiguió Ruiz Serrano, los investigadores de la ENTS advirtieron que es difícil atender los protocolos de actuación ya que los manuales de procedimientos están centrados fundamentalmente en el maltrato infantil desde una perspectiva más clásica: abuso físico, psicológico y/o sexual.

Para Ruiz Serrano en los casos de niños robados es altamente probable que hayan terminado en una de las redes de trata, tráfico de órganos o del crimen organizado.

La académica expuso que la trata de personas es una forma multidimensional de explotación y afecta sobre todo a niños, adolescentes, jóvenes y mujeres; atenta contra sus derechos humanos y libertades fundamentales; causa daños irreversibles; y violenta el desarrollo integral de las personas, lo que lleva a un resquebrajamiento del orden social.

La trata de personas es conocida como la esclavitud del siglo XXI,  señaló Gabriela Ruiz Serrano, al destacar que  hoy en día es un fenómeno creciente y un negocio alarmantemente lucrativo, sólo superado por el tráfico de drogas y de armas, pues genera ganancias que van de los 32 a los 36 mil millones de dólares al año.

De acuerdo al Informe Global sobre Trata de Personas 2016 de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, a nivel mundial, el 37% de las víctimas de trata de personas en la modalidad de explotación en los trabajos o servicios forzados son mujeres y el 63% hombres.

Sin embargo, los datos que este informe brinda para la Región de Norteamérica, de la cual México forma parte, señalan que las mujeres representan el 50% de las víctimas de esta modalidad de trata de personas.

El Informe Mundial del 2016 sobre la trata de personas de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito señala que el 70 por ciento del total de víctimas de trata y el 96 por ciento de las víctimas de trata con fines de explotación sexual son mujeres y niñas.

A su vez, el Informe de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer señala que la eliminación efectiva de la trata de mujeres y niñas para el comercio sexual es un problema internacional urgente, ya que pone en riesgo permanente su vida, su salud y su integridad personal.

La CNDH subrayó que el combate a ese delito demanda erradicar la impunidad, así como propiciar la acción ordenada y coordinada de las autoridades responsables de la seguridad pública y la procuración de justicia, con el fin de hacer frente a ese delito.

La corrupción, impunidad, normativa y prácticas administrativas deficientes, así como las políticas públicas que impiden a las personas acceder en condiciones de igualdad a las oportunidades, son causas estructurales de la trata de personas, por lo cual CNDH demandó a las autoridades intensificar acciones preventivas por tratarse de un delito que atenta contra la libertad y dignidad de las personas.

Se trata, señaló la CNDH en un comunicado,  de contar con políticas públicas e instrumentos jurídicos para ofrecer protección y asistencia oportuna, así como la reparación integral del daño a que tienen derecho las personas que han sido afectadas por ese delito.

Mediante acciones preventivas y de capacitación, la CNDH informó que proporciona información sobre la trata de personas y sus distintas modalidades, da seguimiento diario y monitorea los distintos medios informativos de los cuales se han derivado quejas especialmente en materia de trata con fines de explotación laboral y sexual, en las que se advierten violaciones a los derechos fundamentales a la seguridad jurídica, igualdad y trato digno.

Pide la CDHDF un diagnóstico local sobre la trata de personas

Por su lado, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), a través de su Relatoría por los Derechos de las Mujeres y la Igualdad de Género, urgió al Gobierno de la Ciudad de México a que, en el marco de sus atribuciones, realice el diagnóstico local sobre la problemática de trata de personas contemplado en la Ley para Prevenir y Erradicar la Trata de Personas, el Abuso Sexual y la Explotación Comercial Infantil para el Distrito Federal.

Dicho diagnóstico, a juicio de la CDHDF,  permitirá detectar las causas y modalidades en las que se presenta la trata de personas en la Ciudad de México, lo que permitirá diseñar las estrategias necesarias para garantizar y proteger de forma integral los derechos humanos, en particular los de mujeres, niñas y niños, así como los de las personas migrantes.

Tanto la CNDH como la CDHDF, en ocasión del Día Mundial contra la Trata de Personas, que se celebra cada 30 de julio, advirtieron sobre la trata de personas que en México se desconoce su dimensión ante la falta de información que permita conocer con precisión el número de personas, niños, niñas, adolescentes y jóvenes, que son víctimas de ese mercado delictivo.