Más de 250 mil familias mexicanas perdieron sus hogares

 

  • Dañadas más de 150 mil viviendas, en diferentes categorías desde daños menores, daños parciales, hasta daños totales
  • En un periodo de tres a cuatro meses la reconstrucción de más de 55 mil viviendas que han sido dañadas de manera total
  • Monedero electrónico a los damnificados
  • Sin protagonismos, atender las necesidades de la población afectada por los siniestros

 

 

Rosario Robles Berlanga, Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, (SEDATU), advirtió que como consecuencia de los pasados sismos, resultaron dañadas más de 150 mil viviendas, en diferentes categorías desde daños menores, daños parciales, hasta daños totales.

 

“Si consideramos la pérdida total, estamos hablando que más de 250 mil mexicanos perdieron su vivienda, y hoy están en una situación de pobreza patrimonial”, dijo la servidora pública federal, quien fuera Jefa de Gobierno de la capital mexicana y militante del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

 

La titular de la SEDATU, destacó que se “ha iniciado la reconstrucción básicamente a partir de una estrategia de autoconstrucción con asistencia técnica”.

 

“Estamos calculando que en un periodo de tres a cuatro meses estaremos consolidando todo este proceso de reconstrucción de más de 55 mil viviendas que han sido dañadas de manera total”, dijo la titular de la SEDATU.

 

Robles habló en una reunión encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto, quien manifestó que su administración actúa “con absoluta entereza, con carácter, con determinación, con hoja de ruta, con claridad de hacia dónde tenemos que orientar los esfuerzos para la reconstrucción”.

 

El mandatario mexicano expresó su solidaridad con los familiares de las más de 420 personas que fallecieron a consecuencia de los sismos. “Estoy seguro que todo México les acompaña en la pena y en el dolor, y les expresa su solidaridad, dijo.

 

Rosario Robles Berlanga.

 

Por su parte, Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México y Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, (CONAGO), demandó “reorientar el presupuesto federal para la reconstrucción, para la recuperación y transformación de México”.

 

Hagámoslo sin protagonismos, viendo por la gente, viendo por su necesidad”, dijo el Jefe de Gobierno de la capital mexicana.

 

El servidor público puso de manifiesto que como consecuencia del pasado sismo del 19 de septiembre, “la unidad y la fortaleza de los mexicanos y de las mexicanas, ha sido fundamental durante esta tragedia. La solidaridad es parte del espíritu que nos identifica en el mundo”.

 

Peña Nieto encabezó una reunión en la que el Gobierno de la República, las entidades afectadas, Ciudad de México, Oaxaca, Chiapas, Puebla y representantes del sector privado, dieron a conocer los avances de las distintas acciones que se llevan a cabo para la reconstrucción y la atención a la población damnificada por los recientes sismos.

 

El presidente de México convocó a establecer una mesa de coordinación para optimizar el uso y destino de los recursos aportados por el sector privado.

 

El mandatario mexicano aseguró que “en esta emergencia los mexicanos estamos de pie, estamos unidos, mostrando solidaridad en distintos frentes, no importando si es desde el ámbito público o desde el ámbito privado”.

 

Afirmó que todos “estamos hoy en atención a esta emergencia, a este escenario y a este reto que implica la reconstrucción. Lo estamos haciendo con absoluta entereza, con carácter, con determinación, con hoja de ruta, con claridad de hacia dónde tenemos que orientar los esfuerzos para la reconstrucción”.

 

En el evento, realizado en el salón Adolfo López Mateos de la Residencia Oficial de Los Pinos, el Titular del Ejecutivo Federal expresó que “lo que hoy más sentimos es que haya habido personas que fallecieron, más de 420, en cifras que se van alterando día a día”. A ellos, dijo, “estoy seguro que todo México les acompaña en la pena y en el dolor, y les expresa su solidaridad”.

 

Peña Nieto refirió que a los recursos que los distintos órdenes de Gobierno destinarán para la reconstrucción, “habrá que sumar los apoyos que el sector privado habrá de aportar, que ha venido concentrando”. Puntualizó que el sector privado “hoy ya tiene distintos recursos que están a disposición, o que están ofreciendo, precisamente para la tarea de la reconstrucción”.

 

Convocó al sector privado a que se establezca “una mesa de coordinación para poder destinar esos recursos que el sector privado ha podido juntar de la propia sociedad civil que ha aportado, y de otras empresas o empresarios que han mostrado disposición para aportar recursos”.

 

“Tengamos una mesa de coordinación para optimizar el uso y destino de esos recursos”, puntualizó.

 

Precisó: “no estamos pensando que el Gobierno Federal administre el recurso que el sector privado ha podido juntar y seguirá recolectando, pero sí el Gobierno quiere orientar hacia dónde llevar esos recursos, que sea donde más se requieran y más se necesiten, y evitemos esfuerzos duplicados”.

 

Mencionó que esta mesa de coordinación podría establecerse a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y con las demás Secretarías que habrán de “requerir el apoyo adicional a los esfuerzos que el propio Gobierno pueda desplegar”.

 

 

El Primer Mandatario subrayó que en la Ciudad de México se mantendrán las labores de rescate en los sitios que resultaron siniestrados. Esta es una determinación que junto con las familias afectadas, o que tienen algún familiar en estos lugares, se habrá de acordar, añadió.

 

Indicó que en el resto de las entidades afectadas por los sismos prácticamente se han concluido los censos de damnificados y se iniciarán las labores de reconstrucción.

 

Para el caso de Chiapas y Oaxaca, dijo, “hemos definido un mecanismo de apoyo que consistirá en un apoyo monetario para que las familias puedan apoyar la labor de autoconstrucción, que no se espera la hagan solos, sino invariablemente acompañados de la asistencia técnica que el sector privado ha puesto a disposición, y que, además, la propia SEDATU tiene posibilidad de contratar y de proveer para que haya asistencia técnica en la reconstrucción de esas viviendas”.

 

Agregó que a partir de la semana entrante “estaremos entregando estos monederos electrónicos, en dos tipos de monederos, o dos tipos de tarjetas, que eso permite que sea mucho más transparente”.

 

“Permite, además, un mejor uso del recurso económico que se está dedicando a las familias afectadas”, y con ello “tener claridad en quiénes son las familias que están recibiendo estos apoyos, que resulten o sean consistentes con el censo realizado. Y sólo esas personas afectadas serán quienes puedan acceder a los apoyos económicos que habrán de hacerse llegar a través de este mecanismo”, señaló.

 

Mencionó que “dos son los mecanismos: un apoyo en dos ministraciones para las casas con daños parciales; y para las casas con afectaciones totales será un apoyo igual al que tuvieron los daños parciales, que es disposición de recurso líquido y en efectivo, prácticamente. Y la otra, solamente para la adquisición de materiales para construcción”.

 

Afirmó que para el caso de Chiapas y Oaxaca “se habrán de destinar más de 6 mil 500 millones de pesos en este tipo de monedero electrónico, al que ya están sumados recursos de los estados”.

 

Puntualizó que este mecanismo se habrá de aplicar de igual manera en las otras entidades afectadas, a partir de los censos que se levanten en cada una de ellas.

 

“Estimamos que los daños y afectaciones en los otros estados podría llevarnos, sólo en apoyo a recursos para la vivienda, sea para reconstrucción total o parcial, a una cifra estimada y preliminar del orden de 10 mil millones de pesos”, expresó.

 

Peña Nieto refirió que en esa reunión se dio a conocer que la magnitud de los daños en la infraestructura y en el patrimonio cultural es, en una cifra preliminar, de 8 mil millones de pesos.

 

Además, los daños a la infraestructura educativa, también en cifras preliminares, son de más de 13 mil millones de pesos.

 

Peña Nieto expresó su reconocimiento a los miembros de las Fuerzas Armadas que han estado en el primer frente de atención a la población.

 

Destacó que en la emergencia “también hicieron presencia la Policía Federal, médicos, enfermeras, trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad, de la Comisión Nacional del Agua, para restablecer con la mayor celeridad los servicios que se habían afectado a consecuencia de estos sismos”.