Desconfianza e incredulidad deparan a los comicios presidenciales de México en 2018

  • México, en el último lugar de la confianza democrática en Latinoamérica.
  • Los partidos políticos son los que generan más desconfianza. Les sigue todo el proceso electoral.
  • Corrupción, inseguridad y la impunidad generan indignación y desconfianza en la sociedad mexicana. Los ciudadanos están decepcionados de la política y de los políticos mexicanos.

A nueve meses de las elecciones de las elecciones presidenciales en México, en un ambiente enrarecido en el país por la desconfianza y ausencia de credibilidad en su clase política, profundizada por las tragedias dejadas por los sismos del 7 y el 19 de septiembre, el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, afirmó que la corrupción, la inseguridad y la impunidad han generado indignación y desconfianza en la sociedad.

De cara a las elecciones del 2018, es importante fortalecer la credibilidad en la democracia, dijo el rector de la UNAM en el aula magna Jacinto Pallares, de la Facultad de Derecho (FD) en Ciudad Universitaria, al inaugurar el foro “Política y elecciones en México: Cuatro décadas de logros y desafíos. Reflexiones a 40 Años de la Reforma de 1977”.

Graue Wiechers expuso que de acuerdo con la encuesta “México: Confianza en Instituciones 2016”, los partidos políticos son los que generan más desconfianza y esto se extiende a todo el proceso electoral y a su resultado.

El rector de la UNAM explicó que las encuestas colocan a México en el último lugar de la confianza democrática en Latinoamérica, pues sólo el 26 por ciento de las personas cree que las elecciones son limpias, y tres de cada cuatro mexicanos desconfían de los resultados. “Desconfiamos de todo y sospechamos, porque ignoramos”.

“Entender el proceso electoral, despejar dudas y mantenerse informado, no sólo debe ser parte de la educación que brindamos, sino una urgente necesidad social”, aseveró el rector de la UNAM ante el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova; la presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Janine Madeline Otalora; y el titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), Santiago Nieto.

“A lo largo de estos 40 años nos hemos empeñado en dar credibilidad a nuestra democracia. Creo firmemente que nuestra organización electoral es la mejor del continente, pero el hecho es que muchos mexicanos piensan lo contrario”, subrayó.

A las instituciones educativas les toca, dijo el rector de la UNAM,  poner en manos de la sociedad la información necesaria para el ejercicio de nuestros derechos, y ganar confianza en los procesos electorales.

De miras a las elecciones del 2018, prosiguió, la UNAM llevará a cabo diversas actividades junto con el INE, como los proyectos “Voto informado” y “Observatorio 2.0”, que darán seguimiento a los candidatos a través de las redes sociales.

Las próximas elecciones serán históricas por muchos motivos. “Preveo gran participación, campañas competitivas –ojalá propositivas–, y por vez primera, candidaturas independientes, entre ellas a la que aspira la primera mujer indígena por la Presidencia de nuestro país”.

Las democracias serán siempre perfectibles; su fuerza radica en su permanente capacidad de responder a las demandas sociales y en actualizar su andamiaje institucional, remarcó el rector de la UNAM.

Por su parte, el Director de la Facultad de Derecho de la máxima casa de estudios del país,  Raúl Contreras, advirtió  de la decepción los ciudadanos de la política y los políticos mexicanos.

Contreras, un Doctor en Derecho, adjudicó esa decepción en  las reformas políticas de los últimos 40 años que generaron  pluralidad, competencia, alternancia, pero el país sigue padeciendo pobreza, desigualdad social, violencia, impunidad y corrupción.

“Quizá se confundieron los objetivos de la reforma al buscar fortalecer sólo al sistema democrático. La democracia es un medio para brindar un mejor gobierno, desarrollo y justicia social, paz y estabilidad”, dijo el abogado Contreras, quien se pronunció porque no se hagan más reformas electorales durante el proceso electivo que ya inició.

En su oportunidad, Lorenzo Córdova aseguró que la reforma electoral de 1977 inició cambios profundos y graduales que han permitido llegar al sistema electoral plural que hoy tenemos. “Ejemplo de ello es que de las 24 elecciones que ha habido en los últimos tres años, ha existido alternancia en 14”.

Esa misma reforma inscribió en la ruta de la legalidad a las diversas fuerzas políticas existentes, y estableció el financiamiento público a los partidos. “Es la base para tener equidad en las condiciones de la competencia; transparencia al saber de dónde viene la mayoría de los recursos de los partidos políticos, y aumentar el grado de autonomía respecto de la dependencia que inevitablemente genera el financiamiento privado”.

“Quien financia la política no lo hace por filantropía, no lo ha sido y no lo será”, remarcó el presidente del INE.

Al hacer uso de la palabra, Janine Madeline Otalora señaló que la democracia es un logro de las generaciones que nos precedieron y patrimonio de las que nos seguirán, por ello llamó a cuidar las instituciones que la garantizan en momentos de encono político.