“Que se caiga todo, pero que deje de temblar”

 

  • ¡Ay Sandunga, el Istmo Vive! expresan habitantes de Tehuantepec en la inauguración de la Expo-venta en el Museo de Culturas Populares
  • El objetivo es ayudar a los artesanos y habitantes afectados por los sismos en Oaxaca
  • Se ofrecen artesanías y diversos productos de los pueblos zapoteca huave, mixe bajo, afro istmeño y mestizo

 

 

“Que se caiga todo, pero que ya deje de temblar”, son las palabras de los ancianos de la comunidad de Santo Domingo Tehuantepec en el Istmo de Oaxaca, expresadas a través de Víctor Castán Cruz, director de la Casa de Cultura de este municipio, quien invita al público de la ciudad de México a dar su apoyo a la reconstrucción de las casas de la región oaxaqueña con la adquisición de productos elaborados en el lugar en la Expo-venta ¡Ay Sandunga, el Istmo Vive!, que se lleva a cabo en el Museo Nacional de Culturas Populares, en el centro de Coyoacán, hasta el domingo 9 de noviembre.

 

En el acto de inauguración, Rodolfo Rodríguez, director del Museo Nacional de Culturas Populares, exaltó la valentía y la entereza de los habitantes de los municipios del Istmo para salir adelante después de los sismos ocurridos durante septiembre. Ambos elogiaron el esfuerzo de los artesanos para traer sus productos a la Ciudad de México y apoyar directamente a más de 50 familias con la venta de sus artesanías y alimentos.

 

 

En representación de algunos de los artesanos zapotecos, afro istmeños, mestizos, mixe bajo y huaves que no pudieron venir a la capital, los directores de distintas casas de cultura de los municipios del Istmo trajeron consigo hamacas, orfebrería y talabartería de Juchitán de Zaragoza; cerámica, grabados, fotografía y pan de elote de Santo Domingo Tehuantepec; textiles diversos, totopos, pan de bola y quesillo de Asunción de Ixtaltepec; quesadillas de arroz de El espinal; curados (frutos tropicales en almíbar) de Ciudad Ixtepec; melcochas, pan de queso y pimpo del Barrio de la Soledad; además de bules pintados, trenes de madera, panchapa y café de Matías Romero Avendaño; así como textiles y alimentos diversos de San Juan Guichicovi y San Mateo del Mar.

 

“Nuestra presencia acá se simboliza con el título ¡Ay Sandunga, el Itsmo Vive!, que para nosotros es un himno musical y nos hermana entre los pueblos de la región. La sandunga es canto de amor, de dolor y de guerra. Queremos mostrarle a los visitantes que el Istmo está aquí y vibra a través de sus productos artesanales y su cultura popular” , dijo Vidal Ramírez Pineda, director de la Casa de Cultura de Juchitán de Zaragoza.

 

En tanto, Juan Sánchez Carrasco, responsable de la Casa de Cultura de Asunción Ixtaltepec señaló que la finalidad de esta expo-venta es reactivar y ayudar a la economía de los artesanos. “Nuestro pueblo se distingue por su trabajo de alfarería y panadería. Desgraciadamente no pudimos traer todas las variedades de panes tradicionales porque a la mayoría de las mujeres que los elaboran se les cayeron sus hornos y lo mismo con muchos alfareros, que tienen sus hornos enterrados bajo tierra y quedaron totalmente destruidos. Pero aquí estamos, tratando de apoyar a nuestra gente y también a que nuestra cultura permanezca, que eso es lo que nos identifica como pueblo istmeño”.

 

 

En el caso de Tehuantepec, Víctor Castán Cruz comentó que lograron el acopio de productos de artesanos que fueron afectados en sus casas o que tienen paralizada su producción, la cual depende en su mayoría de las fiestas que se llevan a cabo en esta comunidad.

 

“Esta hecatombe nos ha marcado a todos y estamos muy afectados. Queríamos que viniera un artesano de mayor edad pero se negó, me dijo: quisiera ir, pero no puedo dejar mi casa, aunque esté durmiendo en la intemperie al menos estoy con mi familia y ésta es mi tierra. El dolor y el temor es constante porque no ha dejado de temblar”, expresó el también promotor cultural.

 

Agregó que como parte de su participación en esta expo venta, fotógrafos de distintos municipios captaron escenas del antes y el después del terremoto, esto como una forma de catarsis a través de la creación de un trabajo artístico.

 

 

Con la exposición titulada Guendarati, morir en Tehuantepec, casi una veintena de fotógrafos realizó un registro del sentir colectivo a raíz de esta tragedia. “Nunca pensamos que nuestros titanes, llamados vinigulaza, que son nuestras casas coloniales de dos aguas ya no las íbamos a ver. Se entierra, se mueren muchas de nuestras tradiciones y legado que nos dejan los abuelos”, dijo Castán Cruz, e invitó a que los asistentes los apoyen con la compra de estos testimonios visuales que estarán disponibles en distintos formatos.

 

La Expo-venta de artesanías y alimentos duraderos ¡Ay Sandunga, el Istmo Vive! permanecerá abierta hasta el domingo 9 de noviembre, de las 10:00 a las 20:00 horas, en los patios Moctezuma y Jacarandas del Museo Nacional de Culturas Populares, ubicado en avenida Miguel Hidalgo No. 289, colonia Del Carmen, Coyoacán, Ciudad de México. La entrada es libre.