México, “la nación donde la corrupción y la impunidad son los reyes.”

 

  • El sismo del 19 de septiembre nos hizo ver en carne propia la realidad nacional
  • Íbamos a ser una nación, si no del primer mundo, sí del segundo
  • Se vive una época muy violenta, en la cual la misoginia se acrecienta: Margo Glantz
  • Recibirá el próximo 8 de noviembre el Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Alicante, España

 

Margo Glantz.

 

Leonardo Frías.-El sismo del mediodía del 19-S fue una especie de metáfora de la realidad nacional. “Es como si el hado o las divinidades se hubieran conjurado para hacernos ver en carne propia, muchísimo más fehaciente, el estado sísmico del país, no sólo en lo geográfico, sino también en lo político y en lo cultural”, dijo Margo Glantz, profesora emérita de la Facultad de Filosofía y Letras.

 

Tras recibir recientemente el Premio Alfonso Reyes 2017 de El Colegio de México por ser “escritora, académica e investigadora comprometida con la difusión de las humanidades y la cultura, y cuya obra de creación literaria se ha convertido en un referente en la nación”, la además integrante de la Academia Mexicana de la Lengua se refirió a la problemática social de nuestro territorio.

 

“Cuando empecé a estudiar en la Universidad esta era una nación que progresaba, tenía dificultades económicas pero, aparentemente, íbamos a ser si no del primer mundo, sí del segundo. Había una sensación de bienestar.

 

Sin embargo, 1968 se convierte en un parteaguas muy funesto, porque marca un periodo de declive, en el que la censura, las libertades individuales, han ido disminuyendo, y nos encontramos con la nación que tenemos ahora, donde la corrupción y la impunidad son los reyes.”

 

 

Subrayó que se vive una época muy violenta, en la cual la misoginia se acrecienta, hay cada vez más problemas de acoso sexual y las jóvenes están muy expuestas a tropelías, a violencia.

 

“Creo que las mujeres reaccionan unificándose, tomando conciencia de la importancia de la igualdad, de la dificultad para que ésta se consolide. Por un lado es terrible lo que ocurre, pero por el otro es la posibilidad de que haya mayor concientización de lo que significa ser mujer”, añadió.

 

A sus 87 años, la candidata al Premio Príncipe de Asturias 2011 es usuaria de las redes sociales digitales Twitter y Facebook, donde cuenta con miles de seguidores y amigos.

 

“A la gente que lleva muchos años viviendo, como yo, le cuesta trabajo entrar a cierto tipo de medios que son un nivel más difícil de abordar, y algunas personas desprecian las redes sociales, como que piensan que es perder el tiempo o que es frivolidad. Sin embargo encuentro que no se puede soslayar la importancia, la revolución que han causado en nuestro entorno. Estar dentro de ellas, en la medida de lo posible, es también contribuir a estar más vigente.”

 

 

El tuit, apuntó, se volvió una cosa completamente universal. “Tenemos, por ejemplo, cómo influye negativamente en las elecciones a través de hackeos, de la no verdad, y un ejemplo muy característico sería el de Donald Trump, que no sería presidente de su país si no hubiera usado Twitter”.

 

En una secuencia paralela, Glantz recordó y evocó a sus compañeros y contemporáneos, con los cuales recorrió la vida desde el siglo XX, como Francisco de la Maza, Justino Fernández, Salvador Novo, Héctor Azar, Juan García Ponce, Juan José Arreola, Luis Villoro, y sus amigos Sergio Pitol, Tito Monterroso, Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska o José Emilio Pacheco. “Olvido muchos”.

 

La escritora recibirá el próximo 8 de noviembre el Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Alicante, España.