Iztapalapa: un modelo de atención a personas mayores

  •  Cada mes rinden cuentas los miembros del  Consejo de atención Integral de las Personas Adultas Mayores. Forman redes de personas mayores, los entrenan para diversas actividades.
  • En 2016 existían 188 grupos de personas mayores, en 2017 son 320 grupos en esa jurisdicción. Tienen jornadas de salud. Los asesoran para elaborar productos. Por la soledad en que viven las personas mayores tienen la “abrazoterapia” y la “risaterapía”

A las 11:30 horas de la mañana es la cita del 6 de diciembre. Es la última del año 2017. En un  salón de las oficinas de la delegada de Iztapalapa, Dione Anguiano,  se reúnen quienes forman el Consejo Delegacional de Atención Integral de las Personas Adultas Mayores (CODAIPAM), instalado en 2016 para rendir cuentas.

Una de las responsables de rendir cuentas a ese Consejo tiene 38 años, estudió bachillerato, es la encargada de la zona Territorial Estrella para atender a las personas de más de 60 años.

Aisha Jazmín Ramírez heredó de su abuela el respeto por las personas mayores. Se le quiebra la voz cuando la recuerda. Esta madre  con hijos es uno de los enlaces de la delegada Anguiano  para sacar de la frustración y el abandono a las personas mayores de Iztapalapa.

Este Consejo jurisdiccional se encuentra en el marco   del que en agosto de 2015 instaló el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, un Consejo de Mujeres y Hombres Adultos Mayores,  conformado por ocho mujeres, ocho hombres,  quienes representan a las 16 delegaciones políticas.

Iztapalapa, al oriente, asentada en el antiguo lago de Texcoco,  es una de las jurisdicciones de la Ciudad de México con la mayor población de personas de más de sesenta años. El desafío es extraordinario. Es también es la mayor población  de la capital con un millón  827 mil 868 habitantes en 2015.  Se acerca a los dos millones de residentes, la gran mayoría  con  complejas e ingentes necesidades, el agua y la seguridad pública, entre ellas. Por lo menos un  diez por ciento de esa población es de más de  60 años, más de 150 mil.

El reto mayúsculo en este singular Consejo de Atención a Personas Mayores, uno de los pocos que funcionan en la capital mexicana, es continuar ampliando su cobertura a toda la población de 60 y más de esta delegación. Cada mes los responsables de las territoriales de sus actividades de atención a las personas mayores rinden cuentas, como Aisha Jazmín Ramírez, una mujer que vive con este grupo de población, sus carencias, angustias, sus abandonos, maltratos, sus necesidades de afecto.

Junto con Víctor Ocampo de la Territorial Estrella, o con Gilberto Ramírez Romero, de la Territorial Ajusco, o Javier García de la Territorial  Santa Catarina, Aisha Jazmín viven cotidianamente esa compleja problemática de las personas mayores de Iztapalapa, sobre todo las carencias sociales y de atención.

Estos promotores de atención a las personas mayores forman grupos, los entrenan para diversas actividades,  tienen jornadas de salud con aplicación en temporadas de frío  de vacunas contra la influenza; los asesoran para elaborar productos como  rompopes; reciben cursos de taichí, los llevan a conocer el patrimonio cultural de la capital, les organizan bailes, los estimulan a practicar caminatas y deportes de acuerdo a sus edades;  forman círculos de estudio y cursos para obtener sus certificados de primaria y secundaria;   y en ocasiones los llevan a conocer  el interior del país.

Este 13 de diciembre tiene previsto el “Piñatón”, un concurso de piñatas, en la explanada de la delegación de Iztapalapa, con varios premios. En su última reunión de este singular Consejo se dio parte de las personas adultas mayores que recibieron sus certificados de primaria y secundaria dentro de los planes educativos del Instituto Nacional de Educación para Adultos.

Para las personas mayores solas, lo que no es raro en esta ciudad, les festejan sus cumpleaños en las 13 casas  que la delegación tiene destinadas para reunirlas. También fomentan en sus jornadas la gimnasia cerebral, la “abrazoterapia” y la “risoterapia”, la masoterapia, psicoterapia,  porque las personas mayores casi no ríen ni se abrazan,  son formas para darles un afecto a las personas que no lo tienen en sus casas.

En 206 existían 188 grupos de personas mayores en Iztapalapa, en 2017 son 320 grupos en esa jurisdicción.

Aisha  Jazmin dice que su  abuela participaba en grupos de la tercera edad y le dejó con el espíritu de ayudar a las personas mayores. Ahora, afirma, es parte de lo que tengo que hacer. “A mi trataron bien y por eso yo los trato bien”. Le encanta escuchar a las personas adultas mayores. Se siente orgullosa de portar la camiseta de las personas mayores.

Esta responsable en este Consejo de la  Territorial Estrella,  es oriunda de Iztapalapa. Vive en la colonia San Juan Xalpa. Su  trabajo lo realiza en la demarcación de la cabeza de Juárez, en colonias como La Joya, La Joyita, Cabeza de Juárez 1,2 y 3. Ejército de Oriente, Tepalcates, la Supermanzanas, Renovación, son zonas de Iztapalapa donde la gente de más de 60 años les llaman,  les piden  ayuda a para “vernos”, para llevarlos al cine, tramitarles una silla de ruedas, llevarles una cobija.

“No piden otra cosa, necesitan que los escuchemos, que los apoyemos, que los veamos, que se sepa de su existencia, que no son solamente los abuelos o abuelas, hay que incluirlos en la fiesta”, dice esta servidora pública responsable de la atención a las personas mayores de  Iztapalapa.