Fiscalizarán los albergues, asilos y centros de asistencia de personas mayores

 

  • Periódicamente se constatarán las condiciones en que funcionan instituciones públicas y privadas
  • Supervisarán “la calidad de los servicios que prestan, la calificación profesional del personal que trabaja en éstas, verificar las condiciones de vida, médicas y sanitarias con que actúan”
  • Se interna a personas mayores en centros de asistencia social donde en ocasiones también sufren maltrato
  • Aprobó la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México una legislación con ese objetivo

 

 

 

La Asamblea Legislativa de la Ciudad de México determinó con una nueva legislación “velar porque las instituciones dedicadas al cuidado de los adultos mayores estén sujetas a una fiscalización periódica donde se constaten las condiciones adecuadas de su funcionamiento, la calidad de los servicios que prestan, la calificación profesional del personal que trabaja en éstas, verificar las condiciones de vida, médicas y sanitarias con que actúan”.

 

En la Ciudad de México y en el país se ignora el número de residencias o asilos dedicadas al cuidado de las personas mayores, la mayoría operan bajo distintas denominaciones y no aparecen en ningún registro oficial.

 

Con esta nueva legislación de la Ley de Albergues y Centros de Día Públicos de Asistencia Social y Privados, Lucrativos y No Lucrativos para Personas Adultas Mayores de la Ciudad de México, se permitirá conocer el estado en que se encuentran los alberges, casas de descanso, residencia, asilos que operan sin ningún tipo de vigilancia oficial.

 

El Instituto Nacional de las Personas Mayores (INAPAM) reconoce que no hay control sobre los asilos o residencias para ancianos y que la mayoría de ellas son de “tipo patito”.

 

 

El dictamen de esa nueva legislación de la metrópoli señala que se armonizarán diversos ordenamientos constitucionales.

 

Bajo las premisas de que a nivel familiar los adultos mayores sufren violencia física, sexual y emocional, se les despoja de su patrimonio o se les interna en centros de asistencia social donde en ocasiones también sufren maltrato, el Pleno de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México determinó aprobar con 43 votos en favor el dictamen de esa nueva Ley.

 

La diputada Elizabeth Mateos Hernández puso de manifiesto que a mayor edad se tiene el riesgo de estar en una situación de vulnerabilidad, sobre todo en las personas de 70 años o más, y entre las principales causas se encuentran la insuficiencia de ingresos, la falta de protección social, la disminución de ingresos por gastos inesperados, aceleramiento del deterioro natural y baja calidad de vida, la exclusión social y la dependencia a terceros.

 

Al fundamentar el dictamen, como presidenta de la Comisión a Grupos Vulnerables, Elizabeth Mateos Hernández dijo que con la iniciativa propuesta por el diputado Carlos Alfonso Candelaria López y con modificaciones que hicieron los diputados Lourdes Valdés Cuevas y Adrián Rubalcava Suárez, se abroga la Ley de Albergues Privados para Personas Adultas Mayores del Distrito Federal y se expide la Ley de Albergues y Centros de Día Públicos para Personas Adultas Mayores de la Ciudad de México.

 

Elizabeth Mateos.

 

De acuerdo con el dictamen, la vocera perredista señaló que los adultos mayores representan en la Ciudad de México 11.3 por ciento del total de su población y a nivel nacional representan 10.8 por ciento, y se proyecta que para el año 2040 superará a la población infantil.

 

Este proceso es debido al “aumento en la esperanza de vida, el crecimiento de la población joven y el número decreciente de hijos en las familias”.

 

Con las modificaciones propuestas se tiene el fin de asegurar la transición en la regulación de la operación de los albergues para personas adultas mayores en la Ciudad de México y de tal forma brindar certeza jurídica a las personas que son usuarias de este servicio.

 

La legisladora Mateos señaló que aunque en la Ciudad de México existe una ley sobre el derecho a la pensión alimentaria y el programa de apoyo alimentario a los adultos mayores, quedan fuera otras necesidades básicas como la vivienda, salud o vestido. Por ello, la actualización de esta normatividad “está aparejada a la protección de los adultos mayores que habitan en nuestra ciudad”.

 

Teniendo en cuenta que la Ciudad de México es el lugar de residencia de una gran cantidad de adultos mayores, el funcionamiento de estas instituciones, las medidas de seguridad y la capacitación del personal que trabaja con ellos, son funciones que a partir de 2018 deberá desempeñar en conjunto el Jefe de Gobierno, los nuevos alcaldes o alcaldesas, los titulares de las instituciones y los familiares de las personas adultas mayores atendidas.

 

 

Al razonar su voto, el diputado Carlos Alfonso Candelaria López, destacó que con esta ley se pretende proteger y dar certeza jurídica de los servicios que prestan los albergues y centros de día, públicos y de asistencia social y privados, lucrativos y no lucrativos, con las personas mayores de la Ciudad de México, para que estos lugares cuenten con la autorización correspondiente y con personal profesional capacitado que garanticen condiciones de accesibilidad e higiene.

 

Dijo que con esta ley los adultos mayores podrán acceder voluntariamente a estos servicios, pero también se garantiza que ninguno de ellos sea obligado a permanecer sin su autorización en estos lugares. También podrán recibir diversos servicios con pleno respeto a sus derechos humanos; podrán ser atendidas oportunamente con eficiencia; tendrán derecho a recibir información suficiente, veraz y apropiada, según su edad y género.

 

El diputado dijo que también deberá respetarse la confidencialidad de su estado de salud; recibir visita familiar y tratos respetuosos, además de primeros auxilios en caso de urgencia, entre otros.

 

Abundó que este dictamen considera entre otros derechos y obligaciones de los familiares de los adultos mayores que ocupan estos lugares, la obligación de los familiares a visitarlos, pagar cuota de servicios puntualmente y llevarlos al médico y la asistencia en el hospital. Otros artículos de la ley también castiga el abandono de las personas adultos mayores cuando éste rebase los 30 días.

 

 

Fortalece la nueva ley a protección de personas mayores

 

Para la Secretaría de Desarrollo Social de la Ciudad de México (Sedeso-CDMX), la nueva Ley de Albergues y Centros de Día Públicos de Asistencia Social y Privados para Personas Adultos Mayores, aprobada por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), fortalece la protección y respeto a los derechos fundamentales de los integrantes de este grupo de la población.

 

La dependencia reconoció, en un comunicado, al pleno del órgano legislativo que, por unanimidad, avaló el dictamen de ley que le fue presentado por la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables, al considerar que la norma contribuye a elevar la calidad del personal profesional y capacitado, así como los espacios físicos destinados al hospedaje, alimentación, aseo y demás servicios que se ofrecen en albergues de este tipo registrados.

 

En la nueva norma, denominada Ley de Albergues y Centros de Día Públicos de Asistencia Social y Privados, Lucrativos y no Lucrativos para Personas Adultos Mayores de la Ciudad de México, se establecen principios que protegen los derechos de las y los usuarios, pues se indica que éstos deberán acceder de manera voluntaria a sus instalaciones, lo que significa que nadie será obligado a permanecer ahí.

 

Además, se definen criterios para que la atención que se les brinde sea oportuna, eficiente, con calidad, respeto a los derechos humanos, la dignidad, la vida privada, la integridad física y mental, así como sus usos y costumbres.

 

También se les reconoce como sujetos de derecho para recibir información suficiente, clara, oportuna, veraz y apropiada, según su edad, género o identidad étnica y estado de salud. Se refuerza el principio de respeto a la confidencialidad sobre su condición física y protección de datos personales, entre otras disposiciones.

 

Para la Sedeso-CDMX, la nueva ley se suma a las acciones impulsadas por el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, a favor de las personas mayores, entre las que se encuentran el haber incrementado este año a 525 mil el número de beneficiarios de la Pensión Alimentaria, que incluye la atención integral de servicios de salud y apoyo para el disfrute de actividades culturales y recreativas.

 

También en 2017, se presentó el Protocolo Interinstitucional para Prevenir, Detectar y Atender los casos de Violencia en contra de las Personas Mayores, que sean sometidas a maltrato físico, psicológico, económica o jurídica por parte de alguno de sus familiares cercanos.