En México a mitad de la población infantil vive en la pobreza

 

  •  Son 21 millones las niñas y niños  entre 0 y cinco años sin acceso a niveles mínimos de bienestar
  • Ocho de cada diez estudiantes en el país no alcanzan los conocimientos requeridos en su nivel educativo
  • Seis  de cada diez niños y niñas han experimentado algún método de disciplina violenta en el hogar

 

 

Ciudad de México, 3 de mayo de 2017 – Al presentar hoy su Informe Anual 2017 ante donantes, contrapartes y medios de comunicación, UNICEF México advirtió que en el país  la mitad de la población infantil del país, 21 millones de niñas y niños entre los 0 y cinco años  viven en condiciones de pobreza.

 

Otros datos de ese informe de la UNICEF que revelan la verdadera situación de la niñez en México  son los siguientes:

 

En México, los 12 millones de niñas y niños de entre  cero  y cinco años de edad tienen el menor nivel de desarrollo humano entre la población infantil. Esta es una etapa fundamental para garantizar el desarrollo pleno de las personas, señaló la  UNICEF al mencionar que trabaja para avanzar en el acceso equitativo a las mejores condiciones de salud, nutrición, protección y cuidado para los niños de este rango de edad.

 

Los rezagos en materia educativa en México se observan principalmente en términos de aprendizaje, pues 8 de cada 10 estudiantes en el país no alcanzan los conocimientos requeridos en su nivel educativo. UNICEF señaló que  trabaja de manera coordinada con autoridades y comunidad educativa para garantizar el derecho a una educación equitativa y de calidad para cada niño.

 

La violencia contra niños, niñas y adolescentes puede manifestarse de varias formas, entre ellas el maltrato físico o emocional, el abuso físico o sexual, etc., y puede presentarse en todos los espacios de sus vidas. Ejemplo de ello es que en México 6 de cada 10 niños y niñas han experimentado algún método de disciplina violenta en el hogar.

 

UNICEF México señaló que  el principal desafío es seguir trabajando para disminuir o eliminar las brechas económicas, demográficas, sociales y de género que separan a la niñez y la adolescencia del ejercicio pleno de todos sus derechos.

 

Para impulsar políticas públicas que contribuyan a disminuir las brechas entre la niñez, es importante contar con datos sobre la infancia y la adolescencia, conocer quiénes son, dónde viven, cómo se desarrollan y qué necesidades enfrentan, subrayó ese Informe.

 

Para lograr lo anterior, durante el 2017 UNICEF trabajó en coordinación con la Secretaría Ejecutiva del SIPINNA para consolidar el Sistema Nacional de Información para Niños, Niñas y Adolescentes (INFOSIPINNA).

 

Al ejercer su derecho a la participación, las niñas, niños y adolescentes aportan nuevas ideas, perspectivas y experiencias que deben ser escuchadas y tomadas en cuenta para las decisiones que afectan sus vidas.

 

“La presentación de nuestro Informe Anual 2017 es un ejercicio de transparencia y rendición de cuentas al que estamos obligados, pero también es una oportunidad para agradecer a todos los actores que hacen posible nuestro trabajo a favor de la infancia y la adolescencia en México”, comentó Christian Skoog, Representante de UNICEF en el país.

 

 

Añadió que México es un país con instituciones sólidas, cuenta con leyes de avanzada en materia de derechos de la infancia y fue uno de los primeros países en ratificar la Convención sobre los Derechos del Niño en 1990; sin embargo, aún existen desafíos por los cuales es necesario seguir sumando esfuerzos para garantizar los derechos de cada niño, niña y adolescente, en todos los rincones del país y, con ello, establecer las condiciones necesarias que les permitan desarrollar todo su potencial.

 

Asimismo, ese informe aseguró que hubo  avances y desafíos en materia de derechos de la niñez y reiteró su compromiso para continuar apoyando los esfuerzos nacionales mexicanos encaminados a lograr la garantía y protección de todos los derechos para todos los niños, niñas y adolescentes.

 

A lo largo del 2017, UNICEF informó que acompañó los esfuerzos nacionales en cinco áreas prioritarias y en la respuesta a la emergencia por los sismos de septiembre.

 

En colaboración con la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (SIPINNA), UNICEF desarrolló los lineamientos y pautas de participación de niños, niñas y adolescentes a nivel federal, estatal y municipal, con el objetivo de crear y fortalecer los correspondientes mecanismos de participación en ámbitos como el político, social y escolar.

 

Una de las acciones de UNICEF en 2017 señaladas por esa institución  fue la capacitación de las Procuradurías de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes para actuar inmediatamente cuando un niño o niña ha sufrido algún tipo de vulneración de derechos.

 

En materia de protección de los derechos de la niñez y adolescencia migrante, UNICEF informó que  trabajó en coordinación con autoridades y organizaciones de la sociedad civil para crear un modelo de opciones de cuidados alternativos y, de esta forma, poner fin a la detención.

 

También  dijo en su informe que proporcionó asistencia técnica a las instituciones para mejorar sus procedimientos y brindó capacitación a funcionarios de las Procuradurías de Protección, la COMAR, el Instituto Nacional de Migración y otras autoridades con el objetivo de mejorar la atención que dan a la niñez y adolescencia migrante que atraviesa el país.

 

Para la UNICEF 2017 estuvo marcado por dos fuertes terremotos que afectaron varios estados del país: Oaxaca, Chiapas, Morelos, Puebla y Ciudad de México. En medio de la tragedia, el equipo de UNICEF respondió de manera inmediata, colocando en la agenda pública la situación y las necesidades de los niños, niñas y adolescentes, así como la importancia de garantizar sus derechos en contextos de emergencia.

 

UNICEF  aseguró que estableció un plan de respuesta inicial centrado en tres prioridades: 1) Proteger a las niñas, niños y adolescentes frente a situaciones de violencia, abuso y explotación, así como establecer espacios amigables para la infancia para brindarles atención psicosocial, 2) Promover la continuidad educativa y el pronto regreso a la escuela para evitar la deserción escolar, 3) Garantizar acceso a instalaciones adecuadas para el lavado de manos y saneamiento, así como suministro de productos higiénicos.

 

Al presentar el reporte financiero para el 2017, el titular de la institución destacó que el 75% de los recursos que ejerce UNICEF en el país son recaudados localmente. “En 2017, recibimos recursos por un total de 280, 629,550 provenientes de recaudación local e internacional; de los cuales 39% fueron para las emergencias”, indicó.

 

“La visión de UNICEF para los próximos años es un mundo en el que nuestro trabajo ya no sea necesario, un mundo en el que cada niño esté sano, seguro, educado, atendido y protegido. Por ello, cada año continuamos redoblando esfuerzos, para trazar nuevos caminos que permitan colocar en la agenda nacional a la niñez en condiciones más vulnerables. Gracias, porque sin ustedes nada de esto sería posible”, concluyó Christian Skoog.

 

Sobre UNICEF en México

 

Desde hace 72 años, en UNICEF promovemos los derechos y el bienestar de todos los niños, niñas y adolescentes en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas que beneficien a todos los niños, niñas y adolescentes, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los más vulnerables y excluidos, en todo el mundo. En México, UNICEF tiene 64 años promoviendo y protegiendo los derechos de la infancia. En conjunto con el gobierno y la sociedad civil, busca establecer las condiciones necesarias para superar la pobreza, la desigualdad y la discriminación. Las actividades que apoya UNICEF en México se financian en su mayoría a través de contribuciones y donaciones voluntarias de individuos y de empresas.

 

Para mayor información sobre UNICEF y su labor, visite: www.unicef.org/mexico