Todo el gobierno de López obrador investigará la desaparición de los 43 jóvenes normalistas

 

  • Expide el presidente de México en su primer decreto la creación de la Comisión de la Verdad sobre los hechos del 26 de septiembre de 2014
  • Madres y padres de los desaparecidos le piden al presidente que camine con sus familias hasta encontrarlos

 

 

En el Salón de la Tesorería de Palacio Nacional, María Martínez Ceferino, a nombre de las madres y padres de los 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa, demandó que dejen de burlarse de su dolor y demandó del presidente Manuel López Obrador que “camine” con estas familias hasta encontrarlos y conocer la verdad de los hechos de la noche de la 26 de septiembre y la madrugada del día siguiente de 2014 en la Ciudad de Iguala donde desaparecieron sus hijos.

 

López Obrador firmó ante las madres y padres de los 43 normalistas desaparecidos de la Escuela Isidro Burgos, en el estado de Guerrero, el primer decreto de su gobierno por el que se crea la Comisión de la Verdad. Les dijo que todo su gobierno ayudará en ese propósito y les aseguró que no habrá impunidad. “Ni en este caso tan triste, doloroso, ni en ningún otro. Nos hemos propuesto, y ese es el compromiso, acabar con la corrupción y acabar con la impunidad en el país”, añadió.

 

López Obrador les pidió confianza al señalar que no le debe “nada a ningún grupo de interés creado” y les reiteró que solamente tiene “un amo, que es el pueblo de México”.

 

Les aseguró que “no va a haber ninguna traba, ningún obstáculo para llegar a la verdad, saber todo lo que sucedió” al destacar que esa Comisión, a la que estarán integradas las familias de los jóvenes desaparecidos “van a tener amplias facultades”.

 

 

López Obrador mencionó que a los testigos de la desaparición de los jóvenes se les garantizará protección para que con toda libertad digan todo lo que saben y “llegar l fondo del asunto, que se esclarezca todo lo que sucedió, que se llegue a la verdad y que haya justicia”.

 

Asimismo, citó que “el llegar a la verdad y hacer justicia no debilita a las instituciones, las fortalece” al reiterar que en su gobierno “debe de imperar, debe de reinar la verdad, ante todo”.

 

En este acuerdo presidencial la Fiscalía General, que sustituye a la Procuraduría General de la República, será la que constituya la Comisión de la Verdad.

 

No nos vamos a lavar las manos, les dijo el presidente a las madres y padres de los normalistas desaparecidos al manifestar su confianza en que pronto se conozca la verdad “se haga justicia y se ponga un ejemplo para que nunca más se violen derechos humanos en nuestro país; para que ningún mexicano, sobre todo los padres, sufran por la desaparición de sus hijos”.

 

En el acto efectuado en ese fastuoso salón nuevamente se escucharon los gritos de madres y padres de “porque vivos se los llevaron, vivos los queremos” en ese estremecedor acto donde también se mencionaron el 1, 2, 3, 4, 5…” hasta llegar a los 43.

 

 

María Martínez Ceferino, madre del normalista Miguel ángel Martínez Ceferino, le dijo a López Obrador que le depositaban su confianza y su esperanza. “Gánese nuestra confianza, le pido usted que sea más humano”, expresó María al quejarse de que el expresidente Peña Nieto les dejó a sus hijos en el basurero de Cocula, donde la versión o “verdad histórica” del anterior Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, aseguró que en ese lugar fueron incinerados los cuerpos de los jóvenes después de ser asesinados por una organización criminal.

 

También las madres y padres de familia que quejaron de la Recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos que sostiene en sus hipótesis que se encontraron en ese lugar y del Río San Juan, los retos de huesos que presumiblemente corresponden a los cuerpos de los jóvenes.

 

Ya no confiamos en nadie, dijo una de las madres de los jóvenes desaparecidos al afirmar que ya sabían de esa versión y que no la creían.

 

En el acto hablaron la secretaria de Gobernación, la Doctora Olga Sánchez Cordero, y el subsecretario de la misma dependencia, sobre Derechos Humanos, Alejandro Encinas Rodríguez.

 

 

Sánchez Cordero destacó que el Acuerdo de la Verdad era el primer decreto del presidente López Obrador, que venía a dar el sello de su mandato, un acuerdo que tenía el propósito de investigar lo que pasó en Iguala en septiembre de 2014 y que sus responsables respondan a la justicia. Mientras tanto, el subsecretario Encinas dijo que este acuerdo es el primero de otros muchos que se habrán de dar y que la investigación será imparcial y con estricto apego a la ley.

 

En 30 días próximos está programado que se instalará esa Comisión de la Verdad sobre los hechos de Iguala, una comisión que involucra a todas las dependencias del gobierno federal.

 

En el decreto se dice que el presidente López Obrador “tiene claro que no habrá justicia plena si no se sabe la verdad. Es un imperativo de este gobierno dar con el paradero de los estudiantes desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa”.

 

Esta investigación tomará en cuenta las realizadas por la CNDH, del Grupo de Expertos Independientes llamado GEI, de las Naciones Unidas y las que dejó sin concluir el anterior gobierno.