Desaparecerá el cuerpo policiaco más temido en la capital mexicana

 

  • Acumuló el mayor número de quejas en la Comisión de Derechos humanos capitalina
  • En 1968 fue el instrumento de represión de las manifestaciones estudiantiles
  • Sus mil elementos será reubicados en misiones preventivas de seguridad pública
  • Sheinbaum Pardo cumple una demanda del movimiento estudiantil de 1968

 

Foto: revista Cuarto Poder

 

A 50 años de que en 1968 el movimiento estudiantil demandó la desaparición del cuerpo de granaderos, uno de los principales instrumentos de represión de las manifestaciones públicas y los cuerpos policiacos más temidos por la población, desaparecerá a partir del próximo mes de enero de 2019, de acuerdo con el anuncio hecho por la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo al informar de su programa de gobierno.

 

Sheinbaum Pardo confirmó que será en enero próximo cuando se concrete la desaparición del cuerpo de Granaderos y aseguró que ninguno de los mil elementos que integran el cuerpo de granaderos se quedará sin trabajo, serán orientados a una actividad preventiva no represiva y garantice la seguridad de la población de la capital.

 

La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, la primera mujer en ser electa para encabezar la administración de la Ciudad de México por la vía de comicios, cumplió a medio siglo del movimiento estudiantil de 1968, una de sus demandas hechas por los estudiantes de esa época, quienes ahora forman parte de la población de personas mayores de la capital mexicana.

 

En julio de 1968, este Cuerpo de Granaderos irrumpió violentamente en las instalaciones de la Vocacional Cinco del Instituto Politécnico Nacional, golpeó estudiantes y profesores indiscriminadamente.

 

Este hecho de represión fue el inicio de una protesta estudiantil que derivó en un gran movimiento estudiantil que concluyó con la masacre del dos de octubre de ese mismo año donde murieron un hasta ahora indeterminado número de estudiantes, obreros, amas de casa, niños que se encontraban en la plaza de las Tres Culturas donde se realizaba un mitin del Consejo Nacional de Huelga.

 

En los últimos 50 años, este cuerpo policiaco fue usado para reprimir manifestaciones públicas que se efectuaban en la capital mexicana. Los granaderos ha sido un cuerpo policiaco caracterizado por la excesiva violencia con la que reprimían las manifestaciones públicas.

 

Este aparato policiaco que desaparecerá acumuló uno de los mayores números de quejas en la Comisión de Derechos Humanos de la capital mexicana.

 

La presidenta de esa Comisión, Nashieli Ramírez Hernández, mencionó que este cuerpo policiaco acumuló 20 Recomendaciones; 13 aceptadas y 7 en seguimiento.

 

Foto: revista Cuarto Poder

 

“Y son 355 quejas vinculadas al Cuerpo de Granaderos del 2012 al 2018; de éstas, 113 siguen en trámite y en investigación y 242 están concluidas”, dijo Ramírez Hernández en una entrevista.

 

Señaló que el mayor número de quejas se tienen en los años del 2013 al 2016. “Este año han sido menos. Y eso se debe a la disminución de la participación por las propias Recomendaciones de la Comisión en, digamos, protestas y en ese tipo de operativos”.

 

De las quejas siguen en investigación y generalmente eran el uso excesivo de la fuerza, el no acatamiento a protocolos de protección y de seguimiento, agregó. “El cuerpo no había sido en términos del manejo protocolario de derechos humanos muy acertado”.

 

“Son 20 Recomendaciones que no es menor; y además son Recomendaciones multitudinarias. Aquí estamos hablando de Recomendaciones como la del 1° de diciembre, por ejemplo”.

 

En su opinión en la decisión de la Jefa de Gobierno a determinar la desaparición de este cuerpo policiaco, hay de entrada “un mensaje importante que tiene que ver con la visión de seguridad. “Los policías están para cuidarnos y no para violentarnos, creo que ahí hay un mensaje importante en el cual coincidimos en términos del enfoque de derechos”.

 

“Es una buena decisión que tiene un buen impacto, digamos, visible, pero esperamos que también lo tenga, vamos a esperar en qué se procede, también en la parte práctica”, añadió.

 

La presidenta de esta Comisión de Derechos Humanos dijo esperar que no se queden sin trabajo los elementos de este cuerpo policiaco y que sean reubicados y sean aprovechados como policías de protección civil.

 

Para Ramírez Hernández esta decisión de desaparecer el Cuerpo de Granaderos, “nos habla de una apuesta diferente en términos de seguridad pública.

 

Por otra parte, durante la entrevista la presidenta de la Comisión de los Derechos Humanos de la capital mexicana dijo que en esta nueva administración capitalina señaló que su ápel será el mismo. “Nosotros coadyuvamos. Tenemos una misión que no cambia con los gobiernos y es que tenemos que defender y garantizar los derechos humanos de las personas que habitan y transitan en esta Ciudad”.

 

Lo que considera Nashieli Ramírez Hernández que va a cambiar en las relaciones con el nuevo gobierno de la Ciudad de México “van a ser las articulaciones en las reconfiguraciones tanto de la administración que está planteando la nueva administración, pero también sobre todo lo que está señalando la Constitución. La Constitución misma nos pone, digamos, en la lógica de cómo adecuarnos y cómo fortalecernos en una Ciudad que básicamente tiene una Constitución que es garantista y entonces vamos a caminar sobre eso”.

 

Foto: revista Cuarto Poder

 

Ramírez Hernández mencionó a las 16 alcaldías en que se convirtieron las delegaciones al entrar en vigor la primera Constitución de la Ciudad de México que significarán cambios para la Comisión de Derechos Humanos capitalina.

 

Igualmente dijo que la nueva política de austeridad no pondrá en riesgo las funciones sustantivas de la Comisión. Nashieli Ramírez Hernández fue entrevistada después de firmar con convenio de colaboración con el Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa (ILCE).

 

Al respecto, la Presidenta de la CDHDF, Nashieli Ramírez Hernández, explicó que esta articulación y suma de esfuerzos, está encaminada a aprovechar al máximo el potencial de cada una de las Instituciones, para avanzar en la garantía de derechos.

 

“El Derecho a la Educación tiene qué ver también con el acceso, disfrute y goce de la cultura, para abrir nuevos mundos, diferentes”, insistió.

 

En este Convenio Marco, destacó Ramírez Hernández, se establecen las bases de colaboración en materia de formación, talleres, prácticas, programas de capacitación, materiales de difusión, uso de plataformas y de su desarrollo, así como de infraestructura que potencialice áreas de oportunidad para explotar de manera inmediata.

 

Una tiene qué ver con el reconocimiento de la Constitución de la Ciudad, advirtió, para la capacitación sobre competencias y respectiva certificación sobre las nuevas atribuciones de las 16 Alcaldías.: “La estructura de Concejales, que nosotros los chilangos nunca habíamos tenido, el Cabildo y sobre las funciones de la municipalidad”.

 

Finalmente, mencionó también temas para la discusión y análisis, en el marco de los Derechos Humanos: la relación de empresas y Derechos Humanos y el uso de las tecnologías y el Derecho a la Información, así como la protección de datos personales y el derecho a una vida libre de violencia.

 

En coincidencia, el Director General del ILCE, Arturo Velázquez Jiménez, señaló que la educación es una forma de construir ciudadanía consciente, crítica y participativa. “El conocimiento y defensa de los Derechos Humanos corren por la misma vía y al mismo tiempo”, dijo en la ceremonia realizada en la sede de la Comisión de los Derechos Humanos ubicada al sur de la capital mexicana.