Derecho a la salud a toda la población mexicana sin seguridad social

Con atención médica y medicamentos gratuitos a la población sin seguridad social” “Se construirá de manera gradual un sistema universal de salud que elimine la fragmentación y la segmentación”. “Se dará prioridad a la población de las regiones de muy alta o alta marginación”. Desaparece por incompetente el Seguro Popular.

Foto: T E

Susana Sánchez. Mérida.- El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió este último fin de semana a “garantizar el derecho a la salud con atención médica y medicamentos gratuitos a la población sin seguridad social” y anunció que “se construirá de manera gradual un sistema universal de salud que elimine la fragmentación y la segmentación”.

“La salud gratuita y universal se hará realidad para todos nosotros, impulsada por la atención primaria a la salud que atenderá al individuo para sanar a la sociedad. dijo Jorge Alcocer Varela, el secretario de Salud de la Cuarta Transformación de la República en la reunión efectuada en esta capital del sureste mexicano para dar a conocer el plan sanitario de los próximos seis años.

En el enorme desafío del nuevo plan de salud pública el compromiso del gobierno de López Obrador es dar atención a toda la población más vulnerable, entre los que figuran los 15 millones de personas mayores, de los cuales más del 70 por ciento se encuentran fuera de la atención de la salud pública.

De acuerdo con datos del gobierno anterior el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), las dos más importantes instituciones de salud pública en México daban atención en conjunto a poco más de 87 millones de derechohabientes de una población nacional que supera los 130 millones de habitantes en el país.
Sin embargo, el presidente López Obrador citó otros datos: más de la mitad de la población no tiene seguridad social, o sea 65 millones de habitantes. Para ellos es este programa, dijo el mandatario quien afirmó que tendrán acceso a todos los medicamentos, no solamente al cuadro básico.
Igualmente el presidente aseguró que en dos años quedará afianzado el nuevo Sistema de Nacional Salud para el Bienestar y que el énfasis de este programa se pondrá en rescatar a los más pobres, “es su derecho”, y que de manera paulatina serán basificados trabajadores eventuales del Sector Salud.
Los habitantes de Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán serán los primeros en recibir la cobertura universal de servicios de salud, dijo López Obrador ante mandatarios de esas entidades del sureste de la república.
Por su parte, el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, destacó que “se dará prioridad a la población de las regiones de muy alta o alta marginación”.

Foto: T E

Al empezar su discurso, Alcocer Varela, en una abierta crítica a gobiernos anteriores, en el cual afirmó que en México no se cumple con el derecho fundamental a la salud, manifestó que en el país “vivimos en una época donde contrastan el poder trasplantar úteros para poder tener un hijo, con el que muere, con el que mueran madre e hijo ante la falta de atención médica”.

El nuevo secretario de Salud, de 72 años, tituló en 1970 con Mención Honorífica como Médico Cirujano en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Obtuvo las Especialidades en Medicina Interna, en Reumatología y en Inmunología Clínica en el Instituto Nacional de la Nutrición con el aval de la principal universidad mexicana, la UNAM. En 1980 Alcocer Varela realizó el Posgrado en Inmunología en el ICRF Tumour Immunology, en la Universidad de Londres, Inglaterra y en 2007 obtuvo el Doctorado en Ciencias Médicas por la UNAM.

La salud pasará de la palabra escrita en muerta a cada una de nuestras comunidades y nuestros pueblos”, añadió en su discurso el nuevo secretario de Salud, quien en su largo camino profesional, como médico, servidor público, investigador, maestro, es un librepensador, se le cita en una de sus biografías.

Alcocer Varela puso énfasis al señalar que “la salud de México enfrenta inequidades y desafíos urgentes por resolver y desde luego siguen vigentes infecciones en las regiones más pobres del país, particularmente entre los pueblos indígenas, donde se incrementan las nuevas epidemias como son: la diabetes, los padecimientos del corazón, el cáncer y la muerte violenta, lo que revela el fracaso de las campañas de prevención de enfermedades y de la promoción de la salud, así como el combate a la violencia”.

Al poner el dedo en la llaga el servidor público encargado de la salud del gobierno federal advirtió que “estos problemas tienden a ser más agudos en los estados del sureste del país, debido a las inequidades económicas y sociales que enfrentan. Es notoria la heterogeneidad entre el Instituto Mexicano del Seguro Social, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, los sistemas estatales de salud y la Secretaría de Salud en la atención de la misma y el gasto de medicamentos”.

Alcocer Varela aseguró que “el sistema de salud como lo conocemos en nuestro país está fragmentado, existen diferentes esquemas de aseguramiento en ellos, que cuentan con su propia estructura, lo que diferencia a la población según su situación laboral e implica que quienes no gozan de seguridad social se encuentran en mayor desventaja frente a la enfermedad”.

“Los intentos de reformarlo- agregó- primero con la descentralización de los servicios de salud hacia los estados y posteriormente con la introduciendo del denominado Seguro Popular, no han dado los resultados esperados, es decir, mejorar la salud de los mexicanos y garantizar su acceso a los servicios requeridos, independientemente de su condición de aseguramiento laboral”.

Por otro lado, subrayó el nuevo secretario de Estado, “la aplicación de los recursos no ha sido transparente, ni ha llevado a la mejora de las condiciones de salud de la población. La corrupción está en todos lados”.

En su crítica abierta a los sistemas federal y estatales de salud de las administraciones anteriores, Alcocer Varela señaló que esos sistemas de salud se han deteriorado durante los últimos 36 años.

Dijo que los centros de salud, las clínicas, así como hospitales de los servicios estatales de salud están sobrecargados “y no cuentan con medicamentos, insumos, equipo y personal necesarios para ofrecer una atención de calidad a los mexicanos que requieren de los servicios”.

Aunque de menor envergadura, los servicios médicos del IMSS y del ISSSTE padecen de problemas semejantes, añadió Alcocer Varela al afirmar que se dejó de invertir en la infraestructura de salud necesaria y que abandonó la iniciada, sin medidas de mantenimiento, por lo que es urgente la ampliación, fortalecer o sustituir hospitales.

Además, dijo, existen aproximadamente en el país 250 unidades médicas de salud destinadas a la población sin seguridad social, pero abandonadas, sin terminar la obra o con necesidades de equipo que son escandalosos monumentos de la incompetencia, a la corrupción y el tráfico de influencias.

“Este cuadro es sombrío, cierto, pero revela que el problema de los servicios de salud es una emergencia nacional que está costando la vida a muchos mexicanos y provocando un sufrimiento innecesario, lo que se hace más visible en la población que habita en zonas marginadas y, en general, entre la que no goza de seguridad social”.

“Esto obliga a resolver la situación en una acción concertada entre el Gobierno Federal y los gobiernos estatales”, expresó Alcocer Varela y enseguida se preguntó en la reunión encabezada por López Obrador: ¿Cómo lo hacemos? ¿Qué proponemos? ¿Qué planteamos ante la firma del acuerdo de hoy?

Al aludir al artículo cuarto de la Constitución mexicana que cita el Derecho a la Salud, el servidor público como el inicio de una Cuarta Transformación que haga valer ese postulado constitucional, De forma breve, el secretario de Salud enuncio:

Uno. Garantizar el derecho a la salud con atención médica y medicamentos gratuitos a la población sin seguridad social.

Se construirá de manera gradual un Sistema Universal de Salud que elimine la fragmentación y la segmentación. Se dará prioridad a la población de las regiones de muy alta o alta marginación.

Segundo. Los servicios de salud los proporcionará el Gobierno Federal al pueblo de México. La acción conjunta de las instituciones públicas de salud, federales y estatales, estará bajo el mando central de la Secretaría de Salud.

Tercero. Los estados firmantes impulsarán nuevos esquemas que permitan llevar a cabo la transferencia de sus instalaciones y recursos financieros para lograr el objetivo del presente Acuerdo.

Se llevará a cabo una revisión a fondo de la situación laboral de los trabajadores del sector en que se defina el personal que se requerirá para concretar la universalización de los servicios de salud. Seguro el Presidente nos va a dar más voz de ello.

Cuarto. Se establecerá una política de acceso a servicios de salud y medicamentos gratuitos, bajo la implementación de un modelo de Atención Primaria de Salud Integrada.

El primer nivel de atención así se cubrirá con clínicas, centros de salud, y unidades médicas del IMSS BIENESTAR y será responsable de la detección oportuna de enfermedades dando seguimiento eficaz para evitar complicaciones, tanto en la infancia como en la edad adulta, de enfermedades crónicas-degenerativas, cardiovasculares, cáncer e infecciones comunes aún vigentes.

Asimismo, se fortalecerá las acciones de promoción de la salud, e impulsará acciones transversales con otras instancias de gobierno.

La Secretaría de Salud y los gobiernos locales se comprometen a fortalecer conjuntamente su primer nivel de atención con la participación activa en las acciones de salud pública, con personal e insumos necesarios en la proporción que les corresponda de acuerdo a la población bajo su responsabilidad.

Quinto. Se impulsará la implementación de redes coordinadas de servicios de salud en las que participen todas las instituciones públicas de salud, federales o locales, que confluyan en una zona, a fin de garantizar la debida prestación de los servicios de atención médica y continuidad de la misma.

Los Institutos Nacionales de Salud, pieza clave de nuestro entorno de salud, atenderán a los enfermos que les sean canalizados.

Sexto. La atención que se brinde se distinguirá por su oportunidad, calidad y humanización. Se garantizará en cada unidad médica el abasto de los medicamentos y demás insumos para la salud que sean necesarios.

Séptimo. Se promoverán, a nivel federal y local, las reformas legales y demás adecuaciones normativas que resulten necesarias para que la Federación, a través de la Secretaría de Salud, esté en posibilidad de organizar, operar, supervisar y evaluar la prestación de los servicios de atención médica en las circunscripciones territoriales de los estados firmantes, así como para que dicha Secretaría sea responsable de coordinar la acción conjunta de las instituciones públicas de salud federales y estatales.

Asimismo, se deberá considerar el mecanismo de financiamiento que permita su implementación.

Octavo. Se establecerá la coordinación necesaria para que se otorgue atención a urgencias reales para salvar vidas, particularmente en los casos de infarto agudo de corazón, infarto y hemorragia vascular cerebral, urgencias obstétricas y lesiones graves por accidentes o violencia.

Noveno. Se realizará conjuntamente la planeación estratégica de nueva infraestructura de salud que privilegie la construcción de unidades de salud para un uso racional de los recursos de infraestructura, equipo y personal debidamente formado.

Décimo. Se propiciará que las instituciones de seguridad social colaboren en la atención de la población sin ella, cuando sus capacidades lo permitan, sin que ello implique una afectación a sus derechohabientes. A su vez, podrán referir a sus afiliados a las unidades médicas de la red coordinada de servicios de salud cuando exista la capacidad para recibirlos.

Décimo primero. Los firmantes del Acuerdo manifiestan su conformidad en que las dependencias, organismos públicos descentralizados federales y estatales que presten servicios de salud, puedan adherirse al mismo, en cualquier tiempo, mediante la suscripción de la correspondiente hoja de firma, la que pasará a formar parte de este instrumento.

Décimo segundo. Los firmantes de este Acuerdo se comprometen a celebrar los instrumentos jurídicos específicos que sean necesarios para concretar los compromisos aquí estipulados.

El secretario de Salud anunció que habrá un fondo de 22 mil 500 millones de pesos adicionales para beneficiar a los habitantes de los ocho estados firmantes.

Finalmente Alcocer Varela citó que la medicina científica tomará el humanismo de nuestros ancestros Mayas para quienes una persona enferma significaba una sociedad con malestar.

 

Please follow and like us: