Obligado el Estado Mexicano a dar su apoyo a las organizaciones de la sociedad civil

 

  • En el actual gobierno las organizaciones civiles están frente a una forma distinta de ejercer el poder en donde los ciudadanos organizados “parece que no tienen cabida”

 

Foto: T E

 

Para la doctora Clara Jusidman, fundadora de Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social (Incide) el Estado mexicano tiene compromisos internacionales vinculatorios que le obligan a trabajar y apoyar a las organizaciones de la sociedad civil.

 

En el Foro “La Nueva Relación Gobierno-Sociedad en la 4T” (Cuarta Transformación),  Jusidman expresó que en el actual gobierno las organizaciones civiles están frente a una forma distinta de ejercer el poder en donde los ciudadanos organizados “parece que no tienen cabida”.

 

Por ello, agregó, el reto que tienen las organizaciones sociales de la sociedad civil (OSC) no es el de ver cómo convencer a los ideólogos de la 4T (Cuarta Transformación) que son buenas, que hacen el bien, que se preocupan por el bienestar de las personas y defienden sus derechos, que aportan una enorme cantidad de horas de trabajo voluntario, hacen trabajos que el Estado es incapaz de llevar a cabo por su enorme tamaño y por su lentitud de respuesta ante problemáticas emergentes, sino que merecen un ambiente propicio para desarrollarse y que tienen derecho a acceder a recursos públicos.

 

Jusidman planteó que las organizaciones deben pensar cómo continuar defendiendo y preservando su derecho a asociarse y a expresarse con libertad, “cómo construimos sinergias y nos apoyamos, como hacemos visible nuestro trabajo y nuestra contribución al bienestar entre la población, cómo ampliamos el número de ciudadanos organizados y empoderados, cómo reproducimos nuestro trabajo en beneficio de las personas”.

 

La fundadora de Incide destacó que ese foro les brindó a las OSC la oportunidad de ubicarse correctamente frente a lo que está ocurriendo en términos de ruptura de paradigmas y cambio de régimen para evitar que la gran avalancha las destruya y desanime y en cambio les permita “seguir contribuyendo, seguir participando, seguir exigiendo”.

 

Incide junto con otras 19 organizaciones de la sociedad civil (OSC) y unos cien de sus representantes advirtieron que descalificar a las organizaciones de la sociedad que han sostenido luchas y principios y señalar que la mayoría son conservadoras, cercanas a los consorcios empresariales y que no están en la izquierda, revela o un poco creíble desconocimiento de la realidad nacional o el ánimo de asumirse como exclusivo representante de los intereses populares, lo que no siempre se demuestra en la práctica gubernamental, ni en sus alianzas, ni en la integración del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

Foto: T E

 

En el Foro La Nueva Relación Gobierno-Sociedad en la 4T, este grupo de organizaciones sociales defendió el derecho de las organizaciones civiles a recibir financiamientos gubernamentales, basados en la legislación vigente al considerar que la discusión fundamental sobre el papel de la sociedad civil en la vida pública del país no es sobre el dinero, sino sobre la concepción de democracia y el ejercicio irrestricto de los derechos humanos.

 

“Nuestro interés está en el ámbito de lo programático, por ello, la exigibilidad de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales debe ser contenido básico y, en ese caso, ocasión de alianza entre la izquierda social y la izquierda partidaria, si ésta se asume como tal”, señalaron en un comunicado de este Foro efectuado en el Centro Cultural Universitario (CUC), al sur de la Ciudad de México.

 

En la ponencia introductoria del Foro, el investigador y activista Rafael Reygadas, entre otras tesis, planteó que las organizaciones de la sociedad civil forman parte de una extensa sociedad civil que ha resistido el autoritarismo del partido de estado y el ascenso del neoliberalismo, representando a la vez procesos de resistencia a megaproyectos y a la violación de los derechos humanos, a la vez que han generado nuevas instituciones y contribuido a hacer posible la realización de las elecciones en que se respetara el voto ciudadano en 2018.

 

Como en las sociedades actuales, las OSC en México forman parte de la gobernabilidad democrática de una sociedad moderna, que además de resistir, genera, propone e inventa rutas y metodologías autónomas y proyectos alternativos en los más variados terrenos de la sociedad mexicana actual, citó Reygadas.

 

La Cuarta Transformación –afirmó Reygadas- no puede lograr sus objetivos sin la participación autónoma, crítica, solidaria y creativa de las OSC que trabajan por alternativas ante problemas que el gobierno por sí solo no puede resolver, ni bastan los programas de renta universal para sectores en exclusión y vulnerados.

 

En este Foro efectuado la semana anterior, convocado por las más de 20 organizaciones, tuvo el objetivo de realizar un debate entre actores de la sociedad civil para una nueva relación sociedad-gobierno, en el marco de la gobernanza, con una participación de los cerca de 100 representantes de sociedad civil.

 

En la apertura Miguel Concha Malo del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, afirmó que el Foro entre muy diversas OSC, respondió a las actuales y complicadas circunstancias en que nos ha colocado las declaraciones y decisiones del gobierno actual, “que nos preocupan, desacreditan y debilitan ante la opinión pública y los grupos-personas con las que trabajamos, así como ante las instancias que históricamente nos han reconocido y han sido solidarias con nuestro trabajo comprometido a favor de la democracia, el desarrollo y la defensa de los derechos humanos”.

 

Foto: T E

 

Fue por ello, añadió, que nos animamos a realizar un Foro con el objetivo de sostener un debate entre actores de la sociedad civil, sobre el trayecto, entorno, aportes y desafíos de las OSC, orientado a generar escenarios y estrategias para la construcción conjunta de una nueva relación sociedad-gobierno, en el marco de la gobernanza.

 

La construcción de esa nueva relación, considerando el anuncio y horizonte del presidente del país, de una profunda transformación en el país (la 4T), no la imaginamos sin la participación activa y cualitativa de la sociedad civil que mucho tiene que aportar desde su experiencia, especificidades y compromiso social, destacó Concha.

 

Por tanto, afirmó Miguel Concha, nuestra expectativa –más allá del diagnóstico- es que en este Foro avancemos y consigamos definir acciones, medidas y estrategias conjuntas como sociedad civil, para hacer frente a las circunstancias actuales y contrarrestar los impactos de las decisiones de gobierno y construir escenarios viables para una relación novedosa sociedad-gobierno que sea un componente fundamental en el tránsito hacia la cuarta transformación.

 

Entre los planteamientos y principales propuestas de las Mesas de Trabajo de este Foro de organizaciones civiles acordaron estrategias sobre tres ámbitos:

 

  1. La defensa y promoción de los Derechos Humanos y de la Igualdad desde nuestro quehacer y compromiso
  2. El reconocimiento del Marco Jurídico, Institucional y Fiscal con que contamos las OSC
  3. El fortalecimiento de los Mecanismos de Participación social y la incidencia pública

Las OSC participantes de este Foro se comprometieron con la defensa de los derechos humanos, ratificaron su derecho a la participación como actoras de interés público. “Fortaleceremos la interlocución con la ciudadanía, generaremos articulaciones y alianzas de largo aliento para continuar con nuestro compromiso social, donde el diálogo con los gobiernos seguirá siendo importante, pero sobre todo con la ciudadanía y los grupos de población con los que estamos comprometidas y hemos interactuado históricamente”, manifestaron en su comunicado.

Please follow and like us: