La ingrata y precarizada tarea de recoger la basura en la Ciudad de México

 

  • Diez mil personas voluntarias trabajan con la estructura del Gobierno, pero no son reconocidos como trabajadoras
  • En este desconocimiento, incurren, tanto las Alcaldías, como el Gobierno de la Ciudad de México

 

 

José Luis Camacho López.- Feliciano Víctor Estrada, de 69 años, y Minerva Hernández López, de 53 años, comparten la misma indigna actividad laboral aún no reconocida por las autoridades de la capital mexicana. Forman parte de un ejército de unas 10 mil personas voluntarias que se encargan de recoger unas trece mil toneladas de residuos sólidos, basura orgánica y no orgánica, hasta mascotas muertas que abandonan sus indolentes propietarios en la vía pública, calles, avenidas, parque y jardines de la Ciudad de México.

 

Estas diez mil personas voluntarias trabajan con la estructura del Gobierno, pero no son reconocidos como trabajadoras. En este desconocimiento, incurren, tanto las Alcaldías, como el Gobierno de la Ciudad, advirtió la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la capital mexicana, Nashieli Ramírez Hernández.

 

La capital mexicana es un territorio de mil 499 kilómetros cuadrados, densamente poblado por alrededor de nueve millones de habitantes, a los que suman otros tres o cuatro millones de habitantes foráneos de las localidades próximas a la capital mexicana, todos productores de todo tipo de desechos peligrosos y no peligrosos.

 

Es una tarea casi invisible para la población capitalina, a pesar de las condiciones de indignidad y precarizadas en que la realizan diariamente este numeroso grupo de personas trabajadoras de la capital del país.

 

Feliciano y Minerva comparten y enfrentan los mismos riesgos para su salud al recoger y barrer calles de dos de las alcaldías de la capital mexicana, Álvaro Obregón e Iztapalapa. El único ingreso que perciben son las propinas de vecinos y vecinas, carecen de salario fijo, aguinaldo, seguridad social, servicios de salud y mucho menos de sistema de pensiones que les asegure una vejez digna. Trabajan hasta siete días a la semana, incluyendo los domingos.

 

El gobierno de la Ciudad de México y las autoridades de las alcaldías reconocen, sin legalizarlo formalmente hasta hoy, el trabajo de este voluntariado al que solamente dotan de uniformes y de instrumentos: escobas y carritos que provienen de los presupuestos públicos.

 

Feliciano tiene una antigüedad de cuatro años como voluntario, tuvo que recurrir a este empleo informal y formal a la vez, al quedarse sin empleo de chofer que ejerció durante 27 años de siete de la mañana a las cuatro de la tarde. Jamás tuvo Seguro Social, es originario de la capitalina colonia Guerrero, cursó hasta el quinto año de primaria y gana entre 60 y 70 pesos de propinas como trabajador de limpia en la alcaldía de Alcaldía de Álvaro Obregón, al sur de la capital mexicana.

 

Foto: T E

 

Minerva también nació en la Ciudad de México. Barre un gran tramo de una avenida en la alcaldía de Iztapalapa, una de las zonas de mayor peligrosidad por la inseguridad pública en esa zona del oriente capitalina. Desde hace 40 años empuja un carrito y con una escoba recoge los desperdicios que la gente arroja a las calles. No terminó la primaria, percibe unos 70 y hasta cien pesos por propinas, paga una renta de tres mil pesos por la vivienda que habita con su esposo y su hija.

 

El tramo que barre Minerva es de una avenida de dos carriles, se ha llegado a cortar las manos cuando recoge botellas rotas, y se queja de tener que levantar animales muertos, gatos o perros.

 

“Nosotros tenemos la obligación de recogerlos”, dijo en una entrevista después de un evento efectuado en el Salón Digna Ochoa donde autoridades de la Comisión de Derechos Humanos de la capital mexicana, de la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo del gobierno capitalino y la senadora Patricia Mercado Castro hubo el compromiso de darle legalidad al trabajo de estas diez mil personas de trabajo voluntario, de distintas edades, que levantan las miles y miles de toneladas de basura que se producen todos los días en las 16 alcaldías de la Ciudad de México.

 

En ese acto se presentó el Proyecto de “Reconocimiento de la Situación de Derechos Humanos de los Recicladores en Latinoamérica. El caso de la Ciudad De México (Reporte Descriptivo), de la organización internacional Woman in Informal Employement Globalizing and Organizing-Mujeres en Empleo Informal: Globalizando y Organizando (WIEGO)”. Este proyecto se le entregó con recomendaciones a la Secretaria de Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México, Soledad Aragón Martínez.

 

Minerva está orgullosa de que a personas voluntarias como ella se les deba que la ciudad está limpia, pero lamenta la falta de conciencia de la población capitalina que arroja su basura en la calle o la tira cuando circula en sus vehículos. La basura se desparrama y ella la tiene que levantar con sus manos con el riesgo de sufrir alguna infección.

 

“Gracias a los voluntarios se debe que la ciudad esté limpia y sin basura”, dijo convencida esta mujer que confía en que la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, cumpla con su oferta de darle legalidad a su empleo que realiza desde muy joven.

 

En ese evento, Nashieli Ramírez Hernández se refirió a la Recomendación que la Comisión de Derechos Humanos capitalina dirigió en el 2016 sobre el trabajo sin reconocimiento oficial de este numeroso grupo de personas trabajadoras, fue su séptima Recomendación del año a la Secretarías del Medio Ambiente y de Obras y de Servicios de la Ciudad de México, así como a las 16 demarcaciones territoriales, en ese entonces denominadas Delegaciones, hoy Alcaldías.

 

Ramírez Hernández puntualizó que solamente 13 de las autoridades locales aceptaron el instrumento recomendatorio, otras tres no lo hicieron: Coyoacán, Gustavo A Madero y Tláhuac; y dos más tuvieron una aceptación parcial de la Recomendación: Benito Juárez y Xochimilco.

 

A tres años de la emisión de la Recomendación 7/2016, sobre el caso de las omisiones en el Sistema de Recolección, Separación y Destino Final de Residuos Sólidos Urbanos en la Ciudad de México, así como la generación de condiciones para un trabajo digno de las personas que realizan actividades, sólo 33 de los 224 puntos recomendatorios han sido cumplidos, lo que representa un cumplimiento de tan sólo 15%.

 

Foto: T E

 

En este sentido, Ramírez Hernández confió en que el anuncio del diseño e implementación del “Programa Integral de Residuos Sólidos” como parte del Programa de Gobierno 2019-2024 para la Ciudad de México, contribuirá a elevar el cumplimiento de la Recomendación, lo que resulta significativo, no sólo en la medida en que se mejoren las condiciones de las y los trabajadores en cuestión.

 

En ese Programa mencionó Ramírez Hernández que se contemplan dos acciones que podrían abarcar a este sector laboral actualmente precarizado. La primera de ellas, es la formación de cooperativas y pequeñas empresas, a las que ya la Secretaria del Trabajo y Fomento al Empleo, Soledad Aragón Martínez, aludió. Y la segunda, dijo, es la incorporación de los trabajadores de limpia del Gobierno de la Ciudad en el “Proyecto integral Nada Sin Ustedes”.

 

Para la implementación de ambas acciones, añadió, será necesario el levantamiento del Censo de Personas Trabajadoras del sector, de forma que pueda avanzarse de manera progresiva en la satisfacción de sus Derechos Laborales, especialmente de los que contribuyen en el servicio público de reciclaje de residuos sólidos, pero no son reconocidos laboralmente.

 

La Secretaria de Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México aseguró que el gobierno de la capital mexicana está comprometido en mejorar las condiciones de trabajo de todos aquellos que laboran en la Ciudad de México, lo estamos haciendo de una manera responsable, transparente; y mediante políticas integrales e intersecretariales”.

 

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la capital mexicana lamentó que las labores de las personas voluntarias dedicadas a la recolección de basura no es el único precarizado o que vulnera derechos humanos laborales en la capital mexicana.

 

El Derecho Laboral no solamente debiera ser garantizado por la vía de la contratación, tendríamos que buscar otras fórmulas, porque finalmente comprende también el ejercicio del Derecho a la Salud, a la Seguridad Social y a una Vejez Digna, por ejemplo, dijo la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.

 

Feliciano Víctor Estrada y Minerva Hernández López, dos de esas personas trabajadoras de la limpieza de la capital mexicana, confían en que las promesas de darle legalidad a sus empleos se hagan realidad en los hechos.

Please follow and like us: