Murió el guerrillero soñador, irreverente ante el poder y mensajero de la canción social

 

  • Chávez fue un compositor insobornable, acendrado crítico del sistema político mexicano
  • Su pasión era cantar libremente para un público que se aglomeraba donde se presentara
  • Hizo de su canto un símbolo de la protesta social

 

Foto: fonotecanacional.gob.mx

 

Sofía Mancebo del Castillo.- Óscar Chávez nació en la capital mexicana el 20 de marzo de 1935. Su muerte a los 85 años el 30 de abril de 2020 conmovió y sacudió los sentimientos de una adolorida y red de internautas quienes inundaron las redes sociales en sus fases y para rendirle tributo, sus canciones más conocidas que universalizó este mexicano soñador, arreglista y compositor de sus propias canciones; su éxito mayor y contemporáneo fue “Por ti”, y la inspirada en la letra del poeta oaxaqueño Andrés Henestrosa, que le da voz a “La Llorona”.

 

Chávez le cantó a “La Niña de Guatemala”, la niña que murió de amor del poeta cubano José Martí y con la del “Hasta siempre, Comandante”, dedicado al Che Guevara, del cubano Carlos Puebla, sacó su vena de guerrillero latinoamericano de la música rebelde e irreverente con los gobiernos autoritarios y anticomunistas, que compartió con Amparo Ochoa, José de Molina, Judith Reyes y Tehua, otras voces insurgentes de los movimientos de liberación nacional en América Latina y de la reivindicación social.

 

La sensible pérdida de la vida de Chávez, fue una de las 113 muertes documentadas el pasado 30 de abril por las autoridades mexicanas de Salud, con las cuales se elevó a mil 972 fallecimientos en el reporte diario del viernes 1 de mayo por los efectos en la población del COVID19.

 

Chávez fue un compositor insobornable, acendrado crítico del sistema político mexicano. Su pasión era cantar libremente para un público que se aglomeraba donde se presentara. En el evento “Vive Latino”, donde se presentó el primer caso de coronavirus, un electricista de 41 años que falleció días después, celebrado a principios de marzo, fue su última presentación ante un público masivo.

 

La muerte de Chávez le da una trágica razón a una autoridad médica que ha estado insistiendo diariamente en los peligros y riesgos que representa el virus, más mortal que otros hasta en diez veces, como ha advertido la Organización Mundial de la Salud, a una gran parte de la sociedad mexicana de los barrios suburbanos, barrios y pueblos, que se niegan a darle veracidad a la existencia de la pandemia.

 

Foto: Internet

 

El diagnóstico del Hospital 20 de noviembre del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, un organismo de salud público para el personal gubernamental Su muerte, según un diagnóstico difundido por un diario capitalino, se debió al coronavirus que le provocó un paro respiratorio asociado a sus antecedentes de tabaquismo con afección pulmonar crónica.

 

Las autoridades de salud mexicana han estado insistiendo en que la población más frágil ante el COVID19 son las personas con morbilidades como la hipertensión, la diabetes y el tabaquismo. Chávez, según el reporte médico de ese Hospital público, asoció a su vulnerabilidad, su hábito de fumador, poco conocido, a su contagio de un virus que no solamente ataca a las personas mayores como se insistía al inicio de la pandemia en México y ha expendido su amenaza de muerte a población más joven.

 

Chávez ingresó al hospital el pasado martes 28 de abril con un cuadro de fiebre, dolor de cuerpo y problemas para respirar. El organismo gubernamental informó de su ingreso “con un cuadro de dificultad respiratoria franca, con ataque al estado general y síntomas clásicos que sugerían coronavirus”.

 

Se tomó la prueba correspondiente, añadió el comunicado, “la cual evidenció que efectivamente su cuadro era compatible por infección de esta enfermedad”.

 

El personal de este hospital atendió al paciente en todo momento, aseguró ese organismo de salud pública.

 

Para este Instituto “el paciente tenía antecedentes de tabaquismo con afección pulmonar crónica” y el día 30 de abril, “lamentablemente, presentó un paro respiratorio y se diagnosticó el fallecimiento por Neumonitis relacionada a COVID-19”.

 

Foto: Internet

 

Horas antes del deceso, fuentes cercanas al artista informaban en Por Twitter, según informaciones periodísticas, se informaba que el “Caifán Mayor”, como era conocido Chávez por haber actuado en una película sobre los Caifanes, un término usado para identificar a un tipo de mexicanos de vidas libres y sin ataduras sociales, se afirmaba que se encontraba estable “y muy bien atendido por el personal hospitalario”, aunque la prueba del COVID19 estaba en proceso.

 

Los Caifanes fue una película cuyo argumento fue escrito por el escritor Carlos Fuentes y el cineasta Juan Ibañez. Los Caifanes lo formaban Sergio Jiménez, como el “capitán Gato”, Oscar Chávez, como “El Estilos, Eduardo López Rojas, como el Mazacote Y Ernesto Gómez Cruz, como El Aztecas. Actualmente el único que sobrevive de ese grupo de caifanes es el actor Ernesto Gómez Cruz, quien cumplirá en noviembre próximo 86 años, y confió en una entrevista hace un año, que enfrentaba estar sin empleo, la soledad “terrible y aplastante”, el abandono y que solamente esperaba el fin de sus días.

 

El pasado 9 de marzo, antes del evento Vive Latino, al reportero y cronista de Proceso, César Muñoz Valdez, le había dicho: “No me falta nada, sólo me encanta cantar, es lo más esencial para mí y que a la gente le guste mucho. Lo importante es trabajar”.

 

“Incluso ni me preocupa la muerte, es parte de la vida; no existe una sin la otra, así de sencillo”, agregó en una declaración que difundió hace días esa revista al conocer su fallecimiento.

 

“Tampoco me importa ni me preocupa cómo seré recordado, uno hace lo que puede en la vida, lo demás le toca al tiempo. Si algo valió la pena, es el tiempo quien se encargará de reconocerlo”, dijo finalmente Óscar Chávez, el cantor rebelde, irreverente y disidente que hizo de la canción social un símbolo contra el autoritarismo del poder en México y América Latina.

 

Please follow and like us: