Visibilizar a las personas mayores obligadas a trabajar por carecer de salarios o pensiones

 

  • La discriminación ha prevalecido hacia las personas mayores durante esta emergencia sanitaria
  • La CDHCM demanda un sistema de cuidados que atienda de manera prioritaria a las personas en situación de dependencia por enfermedad y discapacidad
  • La Ciudad de México tiene una población de más de 1 millón 276 mil personas de 60 años o más

 

Foto: T E

 

Visibilizar a las personas mayores que salen a trabajar durante la pandemia al carecer de un salario o pensión y a quienes se encuentran en algún albergue de asistencia social o viven en situación de calle para que sus derechos sean protegidos, demandó la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM), que preside Nashieli Ramírez Hernández.

 

Igualmente, destacó ese organismo de los derechos humanos, la importancia de que las autoridades de la Ciudad de México diseñen e implementen un sistema de cuidados que atienda de manera prioritaria a las personas en situación de dependencia por enfermedad, discapacidad, ciclo vital, especialmente la infancia y la vejez, como lo señala la Constitución local en su Artículo 9°.

 

Ese artículo constitucional cita que “toda persona tiene derecho al cuidado que sustente su vida y le otorgue los elementos materiales y simbólicos para vivir en sociedad a lo largo de toda su vida. Las autoridades establecerán un sistema de cuidados que preste servicios públicos universales, accesibles, pertinentes, suficientes y de calidad y desarrolle políticas públicas. El sistema atenderá de manera prioritaria a las personas en situación de dependencia por enfermedad, discapacidad, ciclo vital, especialmente la infancia y la vejez y a quienes, de manera no remunerada, están a cargo de su cuidado”.

 

En ocasión de que, en 1982, la Organización de Naciones Unidas (ONU) estableció que agosto sería considerado el “Mes de la vejez”, y México lo celebra el día 28 a las personas de 60 años y más la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México hizo un reconocimiento a las personas mayores que han permanecido aisladas en sus casas, sin poder convivir con su familia y amistades ante el riesgo de contagio por COVID-19.

 

Foto: T E

 

La Ciudad de México tiene una población de más de 1 millón 276 mil personas de 60 años o más; 2 mil 773 personas mayores han requerido algún tipo de apoyo por parte del Instituto para el Envejecimiento Digno (INED) para la realización de trámites, acercamiento de víveres, medicamentos u otro tipo de recursos durante la emergencia sanitaria debido a que están en condiciones de abandono y soledad.

 

Asimismo, las personas mayores que viven en un entorno familiar —en particular las mujeres, abuelas y abuelos— asumen en muchos casos, las tareas de cuidado de niñas y niños que se quedan en casa, o de otros familiares dependientes que lo requieren,

 

Este organismo defensor de los derechos humanos de la población de la capital del país mencionó que en la conferencia de prensa del pasado 15 de agosto realizada por la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, se informó que en el país de los más de 56 mil fallecimientos registrados a esa fecha, aproximadamente 30 mil personas mayores de 60 años han muerto por COVID-19.

 

Las causas de esos miles de fallecimientos de personas mayores han sido la hipertensión y la diabetes, como las principales complicaciones de sus decesos, en tanto se señaló que se ha presentado una incidencia favorable de recuperación en las personas mayores que no tenían preexistencia de estas enfermedades.

 

Foto: T E

 

Por ello la importancia de promover una cultura de envejecimiento activo y saludable, citó la CDHCM, desde el enfoque de curso de vida que promueven la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), ya que la forma en que envejecemos determina la calidad de vida y las posibilidades de sobrevivencia ante una enfermedad grave.

 

Dicha Comisión aseguró que los derechos de las personas mayores como grupo de atención prioritaria es una de las agendas de trabajo sustantivas en este Organismo, por lo cual durante este mes dedicado a las personas mayores, reinició en forma virtual el trabajo con Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), con el objetivo de identificar los retos ante la nueva normalidad y establecer espacios de fortalecimiento y vinculación.

 

En el encuentro, las OSC hicieron énfasis en la discriminación que ha prevalecido hacia las personas mayores durante esta emergencia sanitaria, señalando que han sido consideradas como objetos de protección y no como titulares de sus derechos.

 

También las OSC consideraron necesario que se reconozca y se asuman como buenas prácticas los protocolos y medidas de seguridad implementados para el cuidado de las personas mayores en instituciones públicas y privadas en las que residen.

 

Foto: T E

 

Para la CDHCM es necesario refrendar el compromiso social de respeto, difusión y promoción de sus derechos entre los que destacan particularmente la autonomía, y la vida digna, en el marco de la nueva normalidad; así como continuar y supervisar las medidas de control epidemiológico para su cuidado.

 

Este Organismo Defensor de Derechos Humanos se comprometió a seguir con atención la construcción del nuevo marco normativo de protección de las personas mayores en la Ciudad de México que lleva a cabo el Congreso local, para que los trabajos se realicen desde la mirada y experiencia de las propias personas mayores y de la sociedad civil y se garantice la mayor protección de sus derechos con perspectiva de género e interseccional y enfoque de derechos humanos.

 

Por otra parte, al presentar su informe anual Nashieli Ramírez dijo que los principales derechos humanos vulnerados de la población capitalina fueron: Seguridad jurídica, De la víctima o persona ofendida, Salud, Integridad personal y De las personas privadas de libertad.

 

Al dar cumplimiento a su mandato de Ley, de rendir informes ante el Congreso de la Ciudad de México y la sociedad civil, reiteró su compromiso con las víctimas de violaciones a derechos humanos y advirtió que la CDHCM no se ha puesto en pausa.

 

Foto: T E

 

“Los tiempos como los que vivimos demandan la puesta en marcha de mecanismos redoblados para la prevención y protección de los derechos humanos”, dijo.

 

Dio a conocer que por la emergencia con motivo de la enfermedad ocasionada por el virus SARS-CoV-2, que puso a prueba la capacidad de reacción de la CDHCM frente a la ciudadanía, “del 5 de febrero de 2020, fecha en la que se recibió la primera solicitud inicial vinculada con el tema de coronavirus, al día de hoy, se han atendido 612 remisiones y 651 expedientes han sido enviados a las Visitadurías”.