Obligatorio el uso de los cubrebocas

 

  • “La Covid-19 no desaparecerá en los próximos años”
  • Es una responsabilidad social que debemos cumplir todos los ciudadanos, recomendó un grupo de expertos médicos reunidos por la Universidad Nacional Autónoma de México

 

Foto: UNAM

 

Patricia López.- Utilizar el cubrebocas de manera obligatoria al salir de casa es una responsabilidad social que debemos cumplir todos los ciudadanos, recomendó un grupo de expertos médicos reunidos por la máxima casa de estudios superiores del país, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

 

Junto con la higiene de manos y la sana distancia, son nuevos hábitos que tienen que acompañarnos, al menos, durante los próximos meses, pues aún estamos a media pandemia, señalaron en la sesión virtual Covid-19 en México. Después de Seis Meses ¿a dónde Debemos Ir?

 

“El cubrebocas es un utensilio que deberíamos usar todos los mexicanos siempre que tengamos una actividad social, explicó Samuel Ponce de León Rosales, coordinador del Programa de Investigación en Salud de esta casa de estudios.

 

No conlleva efectos secundarios, toxicidad ni daño para quien lo utiliza, y tiene la potencial virtud de que, por un lado, evita que los infectados que no se conocen como tales transmitan la enfermedad, y por otro, que los no infectados se expongan a un inóculo mayor en caso de viajes en transporte público, visitas al supermercado y hasta al subir a un elevador”, explicó Samuel Ponce de León Rosales.

 

Al analizar el futuro de la pandemia, Ponce de León destacó que necesitamos un nuevo orden mundial, una mejor relación con el medio ambiente, una mejor organización económica y social y una adecuada apreciación de la educación por vía virtual, que será parte de nuestra vida cotidiana a partir de la pandemia.

 

“La Covid-19 no desaparecerá en los próximos años”, apuntó.

 

Foto: UNAM

 

Lourdes García García, del Instituto Nacional de Salud Pública, mencionó que, al ser una afección desconocida hace unos meses, se creía que la Covid- 19 se transmitía de manera similar a la influenza.

 

“Se creía que el virus SARS-CoV-2 se expedía por gotas de saliva mayores a cinco micras, las cuales a un metro de distancia caen al suelo. Pero estas partículas son más pequeñas y se quedan flotando en el aire, por eso es importante que los cubrebocas sean de poro pequeño para detener esas partículas”, dijo García García.

 

García propuso una estrecha colaboración entre los sectores de salud, economía, educación y participación comunitaria, así como una adecuada relación con la vida salvaje, pues el contacto inadecuado con animales silvestres acercó el virus a los humanos.

 

Alejandro Macías, profesor en la Universidad de Guanajuato y ex subdirector de Epidemiología Hospitalaria en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, consideró que las autoridades sanitarias del país han sido tibias en la recomendación del cubrebocas, aditamento que en seis meses ha validado su utilidad en todo el mundo y no causa ningún daño.

 

Foto: UNAM

 

Macías sugirió que para enfrentar el futuro con estas circunstancias se requiere ecuanimidad, no fatalismos ni complacencias. “Tenemos que mantener la calma y ser responsables ante esta enfermedad que es terrible”.

 

Rogelio Pérez Padilla, del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, recordó que contra este virus nuevo no tenemos inmunidad. “Toma a la población sin defensas y de ahí su rápida diseminación. Por eso todas las precauciones que tengamos son esenciales”.

 

Pérez Padilla dijo que la humanidad ha pasado muchas pandemias. “Esta se superará, pero debemos hacer lo que nos toca: mantener el aislamiento, el uso del cubrebocas, la higiene y, a nivel del Estado, la mejora del sistema de salud”.

 

Los expertos vieron con optimismo el próximo arribo de la vacuna, pero advirtieron que pasarán meses entre su llegada y la intensiva vacunación que se requiere.

 

Fotos UNAM.