Funcionaron las alarmas sísmicas

En el Hospital del IMSS de División del Norte y Municipio Libre, sin salidas adecuadas de emergencia. Pacientes y personal médico atrapados en el inmueble, no pudieron abandonarlo

Foto: Gustavo Ojeda Carreras

Foto: Gustavo Ojeda Carreras

Las alarmas sísmicas en la Ciudad de México funcionaron para alertar  a la población sobre el sismo que se registró después del mediodía.

Sin embargo, en el hospital del Seguro Social “Venados”, ubicado en las calles de Municipio Libre y División del Norte, pacientes y personal médico quedó atrapado por la falta de vías de salida en casos de emergencia. Las salidas de emergencia del hospital solamente son dos escaleras estrechas por las que la evacuación fue lenta.

Foto: T E

Foto: T E

Pacientes y personal médico se ubicaron en un reducido espacio de la entrada del hospital que da a la calle de Municipio Libre ya que las entradas fueron cerradas.

Foto: T E

Foto: T E

Los capitalinos sufrieron dos veces en menos de 24 horas la angustia de dos temblores, el primero registrado poco después de la medianoche y el segundo al mediodía.

El temblor del mediodía fue de 5.5 grados Richter con epicentro a 21 kilómetros al noreste de Zihuatanejo, Guerrero, mientras el la medianoche de 4.8 grados con epicentro en las costas de Guerrero y Oaxaca.

Las alarmas sísmicas permitieron que miles de personas abandonaran escuelas, oficinas, hoteles, hospitales de la Ciudad de México. Varios helicópteros sobrevolaron la capital para observar el estado de la zona urbana en busca de posibles daños. No se reportaron incidentes.

En varias zonas del sur de la ciudad el fenómeno telúrico no fue perceptible.

El Sistema Nacional de Protección Civil no reportó daños tras el movimiento telúrico que se registró en el sureste y el centro del país.