Sobre las espaldas del 70 por ciento de las mujeres se recarga el cuidado de las familias

  • Trabajan veinte horas más que los hombres: es el impuesto invisible que pagan las mujeres por su género
  • Es urgente “desfeminizar” el trabajo doméstico y crear  agendas de responsabilidad social en el trabajo de cuidado de personas

DSC_0827

Sobre las espaldas del 70 por ciento de las mujeres entre los 14 y 59 años, sin ninguna remuneración,  recarga la sociedad capitalina el peso del cuidado de niños, niñas, adolescentes, personas adultas mayores, enfermos o con alguna dependencia física. Es una tarea que realizan además de sus trabajos domésticos.

En la capital del país  las mujeres dedican semanalmente, en promedio, 73.3 horas en total a ese tipo de cuidado,  con lo cual trabajan veinte horas más a la semana que los hombres.

La titular de la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo, (STyFE), Amalia García Medina,  destacó que el trabajo del hogar es el impuesto invisible que pagan las mujeres.

Por ello, señaló García Medina,  el Gobierno de la capital ha propuesto iniciativas para reconocer la economía del cuidado, con la finalidad de visibilizar, y dar el valor económico al trabajo que se realiza en el hogar, además de generar políticas públicas a favor de éste.

Las personas que desempeñan las actividades de cuidado tienen derecho a un salario, así como capacitación y formación de lo que significa economía del cuidado y con ello garantizar la igualdad sustantiva en la ciudad, dijo la exgobernadora de Zacatecas y ex legisladora.

La directora general de Inmujeres  de la Ciudad de México, Teresa Incháustegui Romero,  manifestó a su vez  la urgencia de realizar la  “desfeminización” del trabajo de cuidado para que el cuidado de personas y el trabajo doméstico deje de recaer en las mujeres porque es “propio de su género”.

Incháustegui Romero habló durante el “Foro Internacional sobre políticas y alternativas para el trabajo de cuidados” convocado con el objetivo de revisar las alternativas de políticas públicas de cuidado que favorezcan la autonomía económica y política de las mujeres en la capital del país, el Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México (Inmujeres CDMX) y la Secretaría de Trabajo y Fomento al Empleo del DF (STyFE), organizaron.

DSC_0052

La economista Lucía Pérez Fragoso, consultora de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), fue quien detalló el trabajo doméstico no remunerado en los hogares de la Ciudad de México,  la situación de las mujeres sobre las que se descansa el cuidado de las familias. Hacen tareas domésticas además del cuidado de la familia, de sus hijos, las personas adultas mayores.

Durante su sesión  analizaron el impacto social y económico que esto representa para las capitalinas. Este Foro  se realizó  en coparticipación con ONU Mujeres México y la Oficina de la CEPAL en nuestro país.  Fue convocado en el marco del Memorándum de Entendimiento signado por el Jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Ángel Mancera, con ONU Mujeres, que entre otros temas de colaboración busca fortalecer el empoderamiento y la autonomía económica de las mujeres a través de alternativas y servicios para el cuidado de las personas, de modo que puedan ser más competitivas en el mercado de trabajo.

Los trabajos y las reflexiones que estaremos haciendo el día de hoy tienen por objetivo ver qué implica en general, conceptual y políticamente, desarrollar alternativas a la economía del trabajo y qué posibilidades tenemos en el Distrito Federal, para atender las necesidades de cuidado que tiene la población y que tienen los hogares”, manifestó Incháustegui Romero.

En tanto, la representante de ONU Mujeres México, Ana Güezmes García, señaló la importancia de considerar al cuidado como un bien público y como parte de los derechos humanos, lo que implica un nuevo paradigma de corresponsabilidad social para el cuidado que requiere de la participación central del Estado, de la responsabilidad de las empresas y de la sociedad en su conjunto, con mayor responsabilidad de los hombres.

Güezmes García se refirió  al marco de los 20 años de la Conferencia de la Mujer de Beijing y del establecimiento de la nueva Agenda de Desarrollo Sostenible 2030. En este  marco se tiene la oportunidad de trabajar de manera conjunta para acelerar el empoderamiento económico de las mujeres, requisito fundamental para el logro de la igualdad sustantiva y para lograr un planeta 50-50, agregó.

 “ONU Mujeres felicita y se suma a los esfuerzos del Gobierno del DF para coadyuvar al desarrollo sostenible de la ciudad respondiendo a las necesidades actuales y futuras de cuidado como responsabilidad colectiva”, dijo además.

Para el coordinador de Investigaciones de la CEPAL en México, Pablo Yanes Rizo, “una sociedad que no valora el trabajo no remunerado, tampoco valora el trabajo remunerado, por eso la inserción económica de las mujeres oscila entre el trabajo no remunerado y el trabajo mal remunerado, romper este círculo es fundamental para construir autonomía económica”.

En el evento fueron expuestos avances y resultados de estudios realizados por expertas nacionales e internacionales, en torno a las ofertas y servicios de cuidados con que cuenta la Ciudad de México, de cara a la población con necesidades de atención tanto a personas adultas mayores como personas enfermas, con discapacidad y menores de edad.

En los paneles participaron: la directora general de Institucionalización de la Perspectiva de Género del Instituto Nacional de las Mujeres, María de la Paz López Barajas; la maestra Ana Ferigra Stefanovic, de la División de Asuntos de Género de la CEPAL; la Doctora  Mercedes Pedrero Nieto, del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM y la consultora de la CEPAL, Lucía Pérez Fragoso.

DSC_0063

Las participantes abordaron las condiciones en que el 80 por ciento las mujeres de la capital, resuelven los problemas de cuidado al mismo tiempo que trabajan de manera remunerada, ya que solo 16 por ciento de la población femenina que participa en el mercado de trabajo, no realizan ninguna labor de cuidado o de trabajo doméstico.

La perspectiva feminista en términos de la participación compartida de los hombres en las actividades de cuidado fue desarrollada por Marta Lamas; mientras que Marta Ferreyra Beltrán, expuso las diversas experiencias desarrolladas para atender el cuidado en Escandinavia, Mediterráneo; Costa Rica, Chile, Argentina, Uruguay, Colombia y Cuba.

Por su parte Ana Ferigra expuso los ejemplos de Cuenca, Ecuador; Santiago en Chile; y Ximena Andión, participó con el tema “Incidiendo y empoderando para una agenda de responsabilidad social en el trabajo de cuidado”.

Please follow and like us: