Es necesario reclasificar las drogas según el daño que ocasionan, el alcohol provoca más afectación

“Regular es mejor que prohibir”: Juan Ramón De la Fuente

ramón de la fuente

Juan Ramón de la Fuente, presidente del Aspen Institute México y ex rector de la UNAM, señaló que el prohibicionismo de la mariguana no es la solución para reducir su consumo, y que debe ser replanteada la clasificación de las drogas según el daño que ocasionan.

Al impartir la conferencia “¿Qué hacemos con las drogas?” en el auditorio del Centro Médico ABC Campus Observatorio, destacó que en lugar de criminalizar su uso debe realizarse un replanteamiento para generar políticas públicas seguras, que estén sustentadas en evidencias científicas y, sobre todo, que se respeten los derechos humanos.

Dicho evento fue posible gracias al trabajo conjunto entre el Centro Médico ABC y la Universidad Hebraica a través de sus Programas de Posgrado en Prevención y Tratamiento de las Adicciones, informé Enlace Judío.

Antes de iniciar, el Director General de la UH, el Lic. Daniel Yoffe agradeció este espacio dedicado a un tema tan importante: “Gracias al Centro Médico ABC por trabajar con nosotros en un asunto que nos compromete que es la atención de un tema de salud pública relevante para nuestra sociedad; la Universidad contribuye a través de sus programas de posgrado en la prevención y tratamiento de adicciones”.

Presentes estaban el Dr José Halabe, Daniel Fainstein, rector de la Universidad Hebraica y Rafael Hop, Presidente de Vaad Hajinuj.

“Si hablamos de drogas en México, el principal problema por mucho es el alcohol, que es legal y es el que causa más estragos en la salud”, comentó, enfatizando que éste es la puerta para tener contacto con diversas drogas.

De la Fuente mencionó que la regulación de la hierba es más efectiva que el prohibicionismo debido a que éste conlleva a la criminalización. Además, refirió que debe verse a los adictos como pacientes y no como delincuentes.

Asimismo, exhortó al Estado a asumir su responsabilidad y regular el mercado que actualmente se encuentra en manos del crimen organizado, y que establezca quiénes sí podrían consumirla, quiénes no, cómo y dónde podría llevarse a cabo, pero sobre todo, que ponga límites.

“Miles de jóvenes están en las cárceles de México por consumir drogas, fundamentalmente mariguana. Su delito fue traer más de cinco gramos, que es lo que la ley permite”, aseveró.