Quintana Roo, entre los estados con menos casos de Anorexia y Bulimia

  • En 2015  sólo se reportaron 21 casos en la entidad
  • Para su atención, las personas con estos trastornos alimenticios pueden acudir a las Uneme-Cisame y Uneme-Capa

anorexia

Quintana Roo se ubica entre las entidades de la República Mexicana con menos casos de trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia –lugar 27-, al reportar solo 21 en 2015, como resultado de la ampliación de la cobertura de atención, que facilitó el acceso a los servicios médicos y psicológicos para las personas con estas afectaciones, informó el secretario Estatal de Salud (SESA), Juan Ortegón Pacheco.

En Quintana Roo, las personas con problemas de anorexia y bulimia pueden acudir a las Unidades de Especialidad Médica y Centros Integrales de Salud Mental (Uneme-Cisame), así como a las unidades de Especialidad Médica y Centros de Atención Primaria en Adicciones (Uneme-Capa).

Con la capacitación en la intervención para trastornos mentales, neurológicos y por uso de sustancias en el nivel de atención de salud no especializada, estos padecimientos pueden ser tratados también por los médicos de los centros de salud.

Ortegón Pacheco aseguró que con la ampliación de la cobertura de atención se registró una disminución de casos, ya que mientras en el 2014 el número fue de 34, en el 2015 la cifra fue de 21, esto es un total de 13 casos menos, con lo cual ese estado se ubicó en el lugar 27 entre los estados con menor número de afectados.

De acuerdo con datos del boletín epidemiológico del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave), entidades federativas como Quintana Roo, registró solo 21 casos.

 La anorexia se caracteriza por una gran reducción de la ingesta de alimentos indicada para el individuo con relación a su edad, estatura y necesidades vitales. Este decremento no responde a falta de apetito, sino a la resistencia a comer, motivada por la preocupación excesiva por no subir de peso o por reducirlo.

Asimismo, con la bulimia el consumo de alimento se hace en forma de atracón, durante el cual se ingiere una gran cantidad con la sensación de pérdida de control.

Se tratan de episodios de voracidad que van seguidos de un fuerte sentimiento de culpa, por lo que se recurre a medidas compensatorias inadecuadas como la autoinducción del vómito, el consumo abusivo de laxantes, diuréticos o enemas, el ejercicio excesivo y el ayuno prolongado.

La Secretaría de Salud atiende los casos de anorexia y bulimia a través de acciones de prevención como son pláticas de sensibilización sobre los factores de riesgo y protección, siendo los ejes de acción las habilidades sociales (comunicación y asertividad), las de pensamiento (pensamiento creativo y solución de problemas) y para el manejo de emociones (expresión de emociones, autoestima y control del estrés), entre otros.

trastorno alimenticio