Inaplazable crear un Estado de Bienestar en América Latina y el Caribe

 

  • En nuestra región prevalece la cultura del privilegio y la desigualdad
  • Décadas de concentración de la riqueza, deterioro ambiental e insuficiente crecimiento
  • La falta de respuestas a las demandas de los estratos medios, magnificada por la pandemia, es la base del desencanto social

 

Foto: T E

 

Santiago de Chile.-“Necesitamos construir pactos para sentar bases de un Estado de bienestar en América Latina y el Caribe, manifestó la mexicana Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

 

Esto exige liderazgo para convocar actores y consolidar amplias coaliciones sociales, políticas y empresariales, añadió Alicia Bárcena, quien instó hoy a recuperar la política como instrumento de cambio y a forjar pactos sociales que sienten las bases para la construcción de un Estado de bienestar.

 

“Los jóvenes y las mujeres están llamados a jugar un papel central”, subrayó la secretaria Ejecutiva de la CEPAL al destacar que “estamos ante un cambio de época, más que una época de cambios”.

 

“La falta de respuestas a las demandas de los estratos medios, magnificada por la pandemia, es la base del desencanto social. El enojo representa un punto de quiebre respecto a un modelo asociado a décadas de concentración de la riqueza, deterioro ambiental e insuficiente crecimiento. El telón de fondo es que en nuestra región prevalece la cultura del privilegio y la desigualdad”, aseguró Bárcena.

 

Foto: T E

 

“Hay una crisis del multilateralismo con tensiones geopolíticas que ojalá se resuelvan, pero están ahí patentes. El mundo se está reorganizando en una nueva geografía económica. Además, tenemos desafíos globales como el cambio climático, la revolución tecnológica y el tema migratorio que es un tema no resuelto”, resumió Alicia Bárcena durante su intervención.

 

Recordó que antes de la pandemia América Latina y el Caribe ya tenía brechas estructurales importantes, un crecimiento insuficiente, un comercio debilitado, restricciones externas, baja productividad y, desde luego, la desigualdad que define a la región.

 

Durante su presentación, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL indicó que el 80% de los latinoamericanos piensa que su gobierno ha sido involucrado en episodios de corrupción, y recordó que la evasión y elusión fiscal en la región corresponden al 6,3% del PIB regional y solo el 22% de la ciudadanía confiaba en el gobierno de su país en 2018, versus un 45% de credibilidad que había en el año 2010.

 

Durante el seminario “Desafíos Sociales y económicos de América Latina y el Caribe en la post-pandemia”, organizado por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) Chile, la máxima representante de la CEPAL fue una de las oradoras principales del evento.

 

Por otro lado, Bárcena recordó que enfrentamos la peor crisis en un siglo. Según las últimas estimaciones de la CEPAL, en promedio el PIB de la región podría caer -9,1%; la pobreza alcanzaría a 231 millones de personas; la pobreza extrema llegaría a 96 millones; el desempleo aumentaría a 47 millones de personas y la informalidad alcanzaría al 54%. Asimismo, las exportaciones caerían un 14% y cerrarían unos 2,7 millones de empresas, sobre todo microempresas. Además, unos 40 millones de hogares se encuentran sin conexión a internet.

 

Foto: T E

 

“La CEPAL ha proyectado tres escenarios que demuestran que la recuperación del nivel de la actividad económica se va a demorar varios años en la región. Con un crecimiento de 3,0% se alcanzaría en 2023 el nivel de 2019”, advirtió la alta funcionaria de las Naciones Unidas.

 

Alicia Bárcena aseguró que los países han respondido a los efectos de la pandemia y han financiado de distintas formas los esfuerzos fiscales. De hecho, 17 países han recibido financiamiento del Fondo Monetario Internacional (FMI) y 4 cuentan con líneas de Crédito Flexible del Fondo sumando 107.130 millones de dólares. Sin embargo, los esfuerzos son insuficientes para responder a las necesidades de los países de ingreso medio.

 

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL aseguró que en América Latina y el Caribe debemos construir un nuevo futuro para crecer con igualdad y sostenibilidad. “Para ello hemos trabajado en la CEPAL en un modelo que consiste en la interacción entre las dimensiones económica, social y ambiental que hace necesario pensar las tres crisis conjuntamente, así como sus soluciones”, aseguró.

 

Por otro lado, la máxima representante de la Comisión señaló que lograr la igualdad exigiría una tasa de crecimiento mínima del 4% con redistribución.

 

Foto: T E

 

“Para eliminar la pobreza hacia 2030 en nuestra región necesitamos dos condiciones: transferencia de una línea de pobreza del decil más rico al más pobre, partiendo de 1,5% del PIB en el 2021 y aumentando 0.5 puntos anualmente hasta llegar al 3% en el 2024, y lograr una tasa de crecimiento de 4% para crear los empleos necesarios para reducir el número de pobres” afirmó.

 

Bárcena ahondó también en la propuesta de la CEPAL de crecer y crear empleos con base en siete sectores dinamizadores que tienen un papel estratégico en el cierre de las tres brechas porque promueven el cambio técnico, generan empleos y reducen la restricción externa y la huella ambiental.

 

Estos siete sectores son: la transformación de la matriz energética con base en las energías renovables; la movilidad sostenible y los espacios urbanos; la revolución digital para la sostenibilidad; la industria manufacturera de la salud; la bioeconomía: sostenibilidad basada en recursos biológicos y ecosistemas naturales; la economía circular; y el turismo sostenible.

 

Por otro lado, Alicia Bárcena subrayó que la emergencia, la transición y la recuperación con sostenibilidad e igualdad requerirán mayor financiamiento en América Latina y el Caribe. En particular en el Caribe, donde urge el alivio de la deuda para crear un fondo de resiliencia.

 

 

Please follow and like us: