Acumulación de la proteína amiloide causa Alzheimer

Nuevo estudio de la Escuela de Medicina Feinberg demuestra que el proceso inicia desde la juventud

Anillo proteico amiloide-beta

Anillo proteico amiloide-beta

El amiloide, que  es  una proteína anormal cuya acumulación en el cerebro es una característica de la enfermedad de Alzheimer, comienza a acumularse dentro de las neuronas de las  personas genéticamente susceptibles  desde los 20 años, una edad mucho más joven que los científicos nunca imaginaron, según informa un nuevo estudio de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, en Evanston Illinois, Estados Unidos.

“El descubrimiento de que el amiloide comienza a acumularse tan temprano en la vida no tiene precedentes”, sentencia el investigador principal, Changiz Geula, profesor de investigación en el Centro de Neurología Cognitiva y de la Enfermedad de Alzheimer de la Universidad Northwestern. “Esto es muy importante. Sabemos que el amiloide, cuando está presente durante largos periodos de tiempo, es malo”, alerta el autor de este trabajo, publicado en la revista científica ‘Brain’.

El profesor Changiz Geula

El profesor Changiz Geula

Según la revista especializada Brain, los autores de este trabajo creen que ésta es la primera vez que se demuestra la acumulación de amiloide en cerebros humanos jóvenes, aunque desde hace tiempo se sabe que el amiloide se acumula y forma grumos de placa fuera de las neuronas de los adultos mayores y en la enfermedad de Alzheimer.

Los científicos examinaron en el estudio las neuronas colinérgicas del cerebro anterior basal para tratar de entender por qué se dañaron prematuramente  y están entre las primeras que mueren en el envejecimiento normal y en la enfermedad de Alzheimer. Estas neuronas vulnerables están estrechamente asociadas con  la memoria y la atención.

Geula y sus colegas examinaron estas neuronas de los cerebros de tres grupos de personas fallecidas: 13 individuos jóvenes cognitivamente normales, de edades entre 20 y 66 años; 16 personas de edad no dementes, de edades entre 70 y 99 años; y 21 individuos con Alzheimer de entre 60 y 95 años de edad.

Los científicos encontraron que moléculas amiloides comenzaron a acumularse dentro de estas neuronas en la edad adulta y continuaron durante toda la vida. Las células nerviosas en otras áreas del cerebro no muestran el mismo grado de acumulación de amiloide. Las moléculas de amiloide en estas células formaron pequeños grupos tóxicos, oligómeros de amiloide, que estaban presentes incluso en personas de 20 años y en otros individuos jóvenes normales.

El tamaño de los cúmulos se hizo más grande en las personas mayores y los afectados por  la enfermedad de Alzheimer. “Esto apunta a explicar  por qué estas neuronas mueren temprano, señala Geula, los pequeños grupos de amiloide pueden ser una razón clave. La acumulación de amiloide toda la vida en estas neuronas probablemente contribuye a la vulnerabilidad de estas células a la patología en el envejecimiento y la pérdida en el Alzheimer”.

Los grumos que crecen probablemente dañan y, finalmente, matan a las neuronas. Se sabe que cuando las neuronas están expuestas a estos grupos, desencadenan un exceso de fugas de calcio en la célula, lo que puede provocar su muerte.

“También es posible que los grumos se vuelvan tan grandes que la maquinaria de degradación en la célula no pueda deshacerse de ellos”, plantea Geula. Asimismo, estos grumos de amiloide pueden causar daños mediante la secreción de amiloide fuera de la célula, lo que contribuye a la formación de las grandes placas amiloides que se encuentran en los cerebros de quienes han padecido la enfermedad de Alzheimer